Viral

Qué determinó la pericia psicológica a Mariana Nannis tras la denuncia por abuso sexual

La mediática Mariana Nannis denunció en la Justicia que fue víctima de “episodios de violencia psicológica, verbal, física, económica y sexual” por parte de su exmarido Claudio Paul Caniggia.

Claudio y Mariana.
Claudio y Mariana.
COMPARTÍ ESTA NOTA

En medio de un escándalo mediático, Mariana Nannis y Claudio Paul Caniggia se divorciaron. Ahora enfrentaron varias denuncias que la mediática realizó en la Justicia. Una de las causas más fuertes es la abuso sexual simple contra su expareja. La misma se está investigando en la Fiscalía Nº 42, en el Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Nº 18, a cargo del fiscal Carlos Arturo Velarde.

El martes, el conductor de “Los Ángeles de la Mañana”, Ángel de Brito publicó las conclusiones a la que llegó una profesional luego de entrevistar por Zoom a Nannis, que ahora está viviendo en Miami, Estados Unidos.

El informe, realizado por la psicóloga forense Silvina Virginia Alberino, señaló cómo fue la participación de la denunciante durante los encuentros virtuales. “Su modalidad de comunicación es colaboradora, desenvuelta y correcta, respondiendo en forma cordial a las preguntas que se le formulan mostrando buena predisposición para la realización de la presente evaluación”, contó. Y continuó: “Sus manifestaciones tienden a la verborragia con un detallismo poco productivo e información esencial pobre”.

Asimismo, destaca que “sus referencias en relación a los hechos investigados van acompañadas de un tono emocional neutro observándose escasa resonancia emocional”. Con respecto a su matrimonio con el exfutbolista, relató que estuvieron juntos desde 1991 hasta 2019. Cuando se conocieron ella tenía 24 años y él 21.

Fue una relación conflictiva casi desde el inicio del vínculo. Refiriéndose a su familia de manera casi despectiva describe al señor Caniggia como manipulador, psicópata, cocainómano, enfermo y violento”, manifestó la pericia. Tuvieron tres hijos: Axel, de 29 años, que vive en Málaga, y los mellizos Alexander y Charlotte, de 27 años, que viven en Buenos Aires. Según Nannis tiene “una buena relación con los tres”.

Actualmente Nannis vive en un hotel en Miami, aunque su casa está en Marbella, España. El motivo por el que decidió radicarse en los Estados Unidos es por “consejo de su abogado, ya que en Buenos Aires no se sentía segura por las amenazas que atribuye al señor Caniggia”. También afirmó que desde su separación no ha vuelto a tener pareja. Según la pericia “niega haber tenido un tratamiento de internaciones psiquiátricas y, en relación a los hechos denunciados.

La evaluación psicológica determinó que Nannis tiene un estado de conciencia “lúcida, orientada auto y alopsíquicamente, en tiempo y espacio con adecuada conciencia de situación”. Además, informó que “no se observan trastornos sensoperceptivos al momento de la evaluación ni se infieren alteraciones de la exploración retrospectiva de esta función”.

En ese sentido, la experta destacó que “el contenido de sus manifestaciones apunta a producir un impacto en el interlocutor con pobre nivel de fundamentación”.

La pericia psicológica sobre Mariana destacó que “si bien funciona de acuerdo al principio de realidad discriminando con claridad entre fantasía y mundo externo, se observa proclividad por la proyección de su mundo interno”. Y remarcó que “resulta posible que su pensamiento pueda ser interferido por procesos emocionales que dificultan su capacidad neutral y objetiva en sus apreciaciones”.

“No se observan en la evaluada síntomas compatibles con un cuadro de desorganización psicótica. El criterio de realidad está conservado con adecuada noción situacional. La inteligencia se encuentra dentro de la normalidad estadística sin déficit de situación patológica. Presenta un trastorno de la personalidad con rasgos histéricos y narcisistas, sostenida en una organización yoica con marcada inmadurez psicoemocional y egocentrismo, inestabilidad y predominio de lo afectivo sobre lo racional”, concluyó el informe.

COMENTÁ