Viral

”Puteadora y calentona”, Rocío Quiroz se definió a sí misma y habló de su humilde infancia

  Rocío Quiroz fue invitada al programa de Los Mammones, reveló aspectos de su personalidad y contó sobre su numerosa familia.

Rocio Quiroz.
Rocio Quiroz.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Rocío Quiroz es una de las cantantes de cumbia más conocidas de Argentina, la morocha comenzó su carrera profesional luego de ganar el concurso “Pasión Canta 2012”, del programa Pasión de sábado.

Desde ese día logró crear una carrera envidiada por muchos otros artistas ya que su música llega a muchos seguidores que la apoyan incondicionalmente. Este viernes, Rocío Quiroz fue invitada al programa de Los Mammones, conducido por Jey Mammon junto a otros panelistas en la pantalla de América TV. 

Durante el programa la joven tuvo la oportunidad de hablar sobre su carrera y sobre su familia, que es lo más importante para ella. Jey Mammon comenzó la entrevista con una pregunta que Rocío Quiroz no se esperaba: “Una fan una vez de la emoción te mordió un dedo ¿esto es verdad?”. 

Entonces la artista contestó: “En Tucumán, carnavales, una señora me agarra la mano, y yo siempre le doy la mano a toda la gente, y ella me hace ¡Tac! Y me muerde el dedo”, dijo entre risas. y agregó: Me la quedé mirando y me reí pero me estaba doliendo. Los músicos atrás se reían pero me quedó la marca del diente”.

Cuando llegó el momento de hablar sobre su infancia, Rocío afirmó: “Mis viejos para mí son todo, es una familia muy numerosa. Yo vengo de una familia muy numerosa, somos diez hermanos y siempre quería cantar”. Además contó que su padre fue uno de los pilares más importantes que la ayudaron a crear una sólida confianza con respecto a su pasión: “Me gustaba desde muy chica y siempre cantaba el Chaqueño Palavecino para él”.

“Mis hermanos y mi papá, hasta el día de hoy, son vendedores ambulantes. Estudié canto y formé mi banda a los dos años, de estilo colombiano”, afirmó sobre su amor por la cumbia. 

Hace varios años atrás cuando recién ganaba experiencia, Roció le pidió a su papá que la llevara a Pasión de Sábado: “Siempre me gustó pero cuando vi el concurso, en Pasión, había 700 personas. Yo era el número 11 en la fila, fui a las 4 de la mañana. Tenía 17 años”, concluyó.

COMENTÁ