TV

El crudo relato de La Chabona tras perder un embarazo en un accidente

María Palacios es el nombre por detrás de La Chabona, una influencer que se volvió rápidamente viral después de un video en el que se la ve muy enojada hablándole a unas mujeres de su barrio, en el que les dedicó frases ingeniosas como “pedazo de Drácula” o “cachorra de leche”.

COMPARTÍ ESTA NOTA

 Dueña de una fuerte personalidad y una particular forma de expresarse, a La Chabona la siguen cada vez más personas tanto en Instagram, como en YouTube y también en TikTok.

Esta semana mostró otro costado de su personalidad, al abrir su corazón y hablar primero, de un embarazo que perdió y, después, de otro que afortunadamente siguió su curso hasta dar a luz a Junior, su hijo.

Tuve la pérdida de mi guachín, que está en el cielo. Por eso las lágrimas, ¿no ves las lágrimas que tengo tatuadas?”, le dijo a Tomás Dente y se señaló la cara, en una entrevista emitida en Vino Para Vos (KZO). “Es por mi hijo. Sí, olvidate. es re feo. No se lo aconsejo a nadie (sic), porque la muerte de un hijo es lo peor que te puede pasar”, agregó.

La interrupción de su embarazo se dio tras un accidente vial. Así lo contó: “Todo por ir a buscar una torta. Iba a buscar una torta y desgraciadamente me toco un auto, iba con un chabón y... y mi familia hizo bondi”, dijo. Luego se levantó la remera para mostrar una cicatriz en el torso y describió: “Son los golpes de la vida, ¿me entendés? ¿Sabés cuántos me dicen: ‘¿Te querés tapar las cicatrices?’? No, ¿por qué? Si a mí me encanta, es mi cuerpo, yo no tengo vergüenza a mostrarme ni nada. Amo mis cicatrices. Mirá, la cesárea que me hicieron de Junior acá, también la amo porque es por mi hijo”, explicó María. 

Dente volvió sobre el accidente, ocurrido en 2013, para saber más. Y La Chabona contó: “Yo estaba embarazada de 6 meses, tenía 20 años. Me acuerdo. Es re feo, re feo. La perdida de un hijo es lo peor que te puede pasar. Era mi primer hijo. Y cuando lo perdí, me quise matar: me encerraba en mi pieza, me cortaba todos los brazos, me gatillé con un fierro... te digo la verdad. Y Dios no me quería allá arriba porque no me salieron los tiros. Me quería ir con él, no me importaba nada, ni mi familia”, describió con crudeza.

Esta situación hizo que María olvidara su deseo de ser madre. “De Junior no pasaba cabida, porque ni sabía que estaba embarazada. Cuando sale el papá de mi hijo de estar en cana, quedé embarazada hasta las manos. Ni sabía yo que estaba embarazada. Con lo que paso con mi guachín, no quería saber nada con tener otro. Me gustaba la joda”, confesó.

Pero al poco tiempo lo supo, después de hacerse un control. “Cuando me fui a hacer la primera ecografía, yo estaba como de cinco meses. ‘Va a ser mamá’, me dijeron. ‘¡Noooo!’, dije yo. Pero sentí una re emoción”, dijo María.

Yo perdí un bebé y no quería saber nada. Pero me decían: ‘Vas a ser una re mamá, Chabona’. La gente siempre me alentaba, están a full conmigo”, cerró.

Fuente Infobae. 

COMENTÁ