Problema en puerta

Inquilinos en lucha

A una semana del vencimiento del congelamiento de los alquileres, en Santa Cruz se pliegan a un “ruidazo” para el próximo lunes 29 y a nivel nacional hacen fuerza para la extensión. Ayer hubo novedades respecto de los posibles desalojos.

Se acerca lo peor para los inquilinos.
Se acerca lo peor para los inquilinos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La cuenta regresiva para los inquilinos ya comenzó. Y es la peor de todas porque, cuando termine marzo, también finalizará el congelamiento de los alquileres, por lo cual comenzarán los desalojos y los cobros de lo acumulado por la renovación de contratos.

Es por eso que a nivel nacional, y también en Santa Cruz, los inquilinos preparan una jornada de protesta para pedir la extensión del Decreto 320/20 que impide los desalojos, congela los precios y extiende los contratos. Además, que se terminen los abusos y se cumpla la Ley de Alquileres.

En Santa Cruz será el lunes 29, dos días antes que venza la vigencia del decreto.

Desde Inquilinos Unidos indican que no se dio tiempo para una búsqueda tranquila, y se deja expuestos a los inquilinos a subas indiscriminadas. “Nadie puede pagar los precios actuales, y menos hacerlo con aumentazos y el pago de deudas”, aseguraron.

Es por eso que le piden al ministro Jorge Ferraresi que recapacite. Aseguran que no se puede dar término al decreto con sólo 30 días de antelación, y esperar que las personas en ese breve lapso se muden, acuerden un nuevo precio y el pago de las deudas, para continuar en esas viviendas. Insisten con que se deja a merced del mercado a muchas familias que no tienen a donde ir ni capacidad de pago. “Estamos ante la segunda ola de COVID y hay mensajes contradictorios: Por un lado, se pide a las familias que se muden, y por otro, que nos cuidemos”, aseguran en el sector.

 

HACEN FUERZA

Inquilinos Unidos Santa Cruz está plegado a las gestiones de la Federación de Inquilinos, desde donde piden por una nueva extensión.

Al mismo tiempo, como referencia, la Defensoría del Pueblo de la Provincia de Buenos Aires se sumó a los reclamos de inquilinos e inquilinas para que el Gobierno nacional extienda una vez más el congelamiento de alquileres y la suspensión de desalojos vigentes al menos hasta el 31 de marzo y que, según trascendió, no serían prorrogados.

A través de declaraciones mediáticas, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, anticipó semanas atrás que no se prorrogaría el decreto que se estableció por primera vez hace un año cuando comenzaba la crisis sanitaria del Coronavirus que agudizó los problemas económicos vigentes y puntualmente en lo que respecta al acceso a la vivienda.

Según explicaron desde la Defensoría, le solicitaron puntualmente a Ferraresi “que aplace los términos del Decreto 320/20 y sus prórrogas”, pero también hicieron lo propio ante la Legislatura Bonaerense, a quien le pidieron que dé tratamiento a una iniciativa que extienda los plazos de la Ley 15.172 que adhiere a la normativa nacional y también rige hasta el 31 de marzo.

 

LAS NOVEDADES

Con respecto a las incertidumbres que genera la confirmación de que a partir del 1 de abril no se extenderá la vigencia del decreto que estableció el congelamiento de los valores de los alquileres, el ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, puso énfasis en que existe una nueva ley de alquileres que hay que cumplir.

La misma entre otros cambios, introdujo un nuevo actor en el proceso de desalojo: La mediación y el registro obligatorio del contrato en la AFIP.

En este punto indicó que la inscripción del mismo es necesaria ante la necesidad de avanzar en un desalojo. “No habrá posibilidad que un juez haga un desalojo si no tiene previamente determinada la mediación. No me imagino al sistema judicial generando cosas en contra de la ley de alquileres”, aclaró.

 

EL AUMENTO QUE SE VIENE

Los especialistas indican que muchas familias encaran un nuevo contrato puede suponer un 40% de aumento en promedio respecto de lo que venían pagando en marzo cuando se congelaron los pagos. Es que bajo la nueva ley, los alquileres son a tres años y con aumentos regulados por ley, con lo cual la única forma de defenderse del propietario de eventuales congelamientos es empezar el contrato con un precio más alto.

En efecto, quienes renueven porque se les vence en marzo el alquiler lo harán con la fórmula que establece la ley que pondera en partes iguales el RIPTE -que mide la evolución de los salarios estables- y la inflación medida con el IPC. Y lo harán con actualizaciones anuales y ya no semestrales como se estilaba hasta hace poco. Este índice para enero se ubica en el 33,3%, ya que los precios subieron 38,5% interanual y los salarios, 28,3%. Con este índice de ajuste bien por debajo del 41,4% de la inflación núcleo, para los propietarios que busquen seguir alquilando, también los incentivos están a favor de terminar los contratos actuales, no renovar; y firmar un nuevo contrato con otros inquilinos.

Los alquileres experimentarán fuertes aumentos.

 

MATERIALES POR LAS NUBES

Tal como lo publicó TiempoSur en su edición de ayer, la construcción, uno de los sectores más afectados durante la pandemia, también fue abordado por el ministro, quien afirmó que en el último tiempo “los materiales de la construcción aumentaron mucho más que los valores de la inflación. Estamos buscando soluciones y así generar un compromiso de abastecimiento de cantidad de materiales”. Respecto a los salarios reconoció que desde el Gobierno buscan “generar el contexto para que los sueldos del sector superen a la inflación”.

COMENTÁ