Turismo Nacional

Mateo Núñez: “Me cuesta creer que gané”

Pasaron ya algunos días desde que Mateo Núñez obtuvo su primera victoria en la Clase 2 del Turismo Nacional. Esta se dio el pasado fin de semana, en el autódromo de Concordia, en Entre Ríos. Fue en el marco de la sexta fecha del presente campeonato. El riogalleguense habló respecto del triunfo. “Pasan los días y me cuesta creer que gané. Es algo increíble que no puedo explicar con palabras”, dijo. También se acordó de quienes trabajaron y mucho para esta conquista. “Me sale agradecer a todos los del equipo, fue gracias a ellos que conseguimos esto”, cerró.

Los hermanos unidos en un abrazo post- victoria.
Los hermanos unidos en un abrazo post- victoria.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Las victorias primero se trabajan. A veces mucho y otras no tanto. La de Mateo Núñez llegó relativamente rápido. Fueron 14 carreras las que le bastaron al joven capitalino para subirse al escalón más alto del podio. El esfuerzo de este último tiempo, cambio de equipo incluido, dio sus frutos. Mateo Núñez se convirtió el pasado domingo en un ganador más de la Clase 2 del Turismo Nacional. Para nosotros, en “el” ganador. Más que nada por cómo se le dio el triunfo al piloto local.

El Nissan March del santacruceño largó segundo después de ganar una de las series del día anterior. Este se mantuvo por casi toda la carrera detrás de Lucas Tedeschi. Cuando todo parecía indicar que el santafecino se llevaría el triunfo, apareció el auto de seguridad y la carrera se neutralizó. Llevando incertidumbre a donde hasta hace poco había certezas.

En el relanzamiento todo cambió. De movida nomás, y por reglamento, se agregaron un par de vueltas. La final pasó a ser a 20 giros en lugar de a 18. Con tres por disputar y la pista liberada para la aceleración, los autos volvieron a su ritmo normal. En la primera oportunidad, Mateo Núñez buscó el sobrepaso. Lo consiguió. La defensa de Tedeschi le exigió tanto que a partir de ahí su auto perdió rendimiento y terminó retrasándose todavía más en la hilera.

Esta fue otra buena ocasión para que Mateo Núñez se despegara del resto del pelotón. Consiguiera, siendo líder, cada vez una mayor diferencia y llegar a la meta con cierta tranquilidad.

Al momento en el que el Nissan March fue recibido por el flamear de la bandera a cuadros, la locura se desató en los boxes. En particular en el del equipo del santacruceño. En pista, su hermano Gerónimo no quería perderse la ocasión de saludarlo. Aceleró entonces hasta ponerse a la par y entre gestos y gritos por el intercomunicador no paró de felicitar a su hermano por la conquista.

Lo que vino después fueron olas de festejos y más festejos.

Hoy, un poco a la distancia, el agua parece haberse calmado un poco. Momento oportuno para salir, tomar la reposera y meditar. Antes de la reflexión, Mateo Núñez analizó un poco lo que pasó el domingo. “Supe que Lucas (Tedeschi) tuvo un problema en el motor, pero mi auto funcionó mejor en la segunda mitad de la carrera y logré la superación antes de que él perdiera rendimiento. Largar adelante, con todos los pilotos que tienen más experiencia, fue algo increíble, y rendir de igual a igual me permitió buscar las primeras posiciones y la victoria. Tedeschi se defendió muy bien hasta que lo superé. Me sale agradecer a todos los del equipo, fue gracias a ellos que conseguimos esto”, dijo.

La razón le dio lugar a los sentimientos. También desde ese lado analizó lo que pasó el santacruceño. “Pasan los días y me cuesta creer que gané mi primera carrera en el Turismo Nacional. Es algo increíble que no puedo explicar con palabras. Trabajamos mucho con mi familia y el equipo Alquat Motorsport para lograr este éxito. Por suerte llegó en esta carrera, en Concordia. Realmente estoy muy feliz, viviendo un inolvidable momento en lo deportivo y con la lógica motivación para enfrentar lo que vendrá”, finalizó.

Además de ganar, Mateo Núñez sumó puntos importantes para el campeonato. Con estos, trepó hasta la séptima posición siendo esta también su primera vez en el top diez de la categoría. De Concordia se llevó, además, kilos. Un total de 25. Estos podrían complicarlo de cara la próxima carrera. Pero esa será ya música para otro cantar. (Fuente: Prensa APAT)

 

COMENTÁ