Running Santa Cruz

La runner que le detectaron cáncer de mama y corre para sanar

Hay Historias que inspiran, y una de ellas es la de Vilma Monsalvo, más conocida como La Turka en Los Antiguos. Corre hace 12 años y relató cómo el running la ayudó a sobrellevar la enfermedad.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Running Santa Cruz continúa contando “Historias que inspiran”, donde diferentes voces transmiten y comparten su experiencia de vida, relacionada a este deporte.

En esta ocasión, la protagonista fue la Vilma ´Turka´ Monsalvo, oriunda de Los Antiguos, quien corre para sanar.

Desde dicho espacio la presentaron como una “luchadora del cáncer de mama, el cual no le impide poder realizar la actividad a la cual le dedica tanto tiempo, amor y pasión”.

Corre hace 12 años y considera el running su cable a tierra, la terapia de cada día. Empezó por un dolor de rodilla, lo cual implicó que vaya al gimnasio a hacer cinta, pero el tiempo le resultó muy poco y decidió salir a la calle. Desde entonces no paró.

“Hace un 1 año y 2 meses me diagnosticaron un cáncer de mama, y cuando recibí la noticia lo primero que me pasó por la cabeza fue qué iba a pasar. El futuro, la familia, mis hijos”, relató en el video.

Al ir a la consulta con la oncóloga para comenzar con la quimioterapia, ésta le dijo que se le iba a caer el cabello y la respuesta de la Turka fue: “No,no, lo primero que quiero saber es sí voy a poder seguir saliendo a correr”.

“Después de la quimio tenés efectos en tu cuerpo. Te duele, te duele la cabeza, la rodilla, vómitos, y descubrí al, segundo/tercer día, que saliendo a correr todo eso se aliviaba”, expuso, de modo que “el running siempre fue mi psicólogo porque después de correr me siento muy feliz”.

Durante el tratamiento, cuando salía a correr, a veces le dolía todo y “decía ´no voy a correr´, pero después de unos kilómetros todo se pasa y me doy cuenta que me sigue curando”.

Seguidamente la deportista agregó que,  “cuando yo salgo a correr me olvido de todo. De las compras, del dinero, de las deudas, del cáncer, de todo. Solo soy yo, mis pies y la ruta”.

Por último, dejó un mensaje y consejo de vida: “Aunque te sientas mal y no tengas ganas, y tengas adversidades en la vida, estés enfermo: sí podés salir a correr, inténtalo, porque el running te cuida, te salva y te hace feliz”.

COMENTÁ