Varados en Arabia

"La plata mucho no nos interesa y ponemos lo que haga falta para irnos"

Así lo indicó Sergio “Chino” Vittor, ex de Independiente, y compañero del "Colo" Gil, con quien hacen lo que pueden para regresar al país, ya que no pueden más con su confinamiento en Arabia Saudita.

Gil y Vittor hacen lo que pueden y no logran regresar al país.
Gil y Vittor hacen lo que pueden y no logran regresar al país.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Sergio Vittor vive horas difíciles. El futbolista argentino se encuentra en cuarentena en Arabia Saudita, país al que se fue a jugar en enero de este año, y no puede regresar a la Argentina. En ese marco, el ex Banfield y Racing pidió ayuda para regresar y dio detalles de los momentos de angustia que está atravesando a raíz de la pandemia de coronavirus.

“Esto es muy difícil de llevar. Ayer me acosté y dormí tres horas. La cabeza me explota. Tengo pensamientos por todos lados”, dijo el futbolista en una entrevista. El Chino había llegado al país asiático para jugar en el Damac FC y estuvo en actividad hasta los primeros días de marzo, momento en el que se decretó la cuarentena. Luego, entrenó algunos días por su cuenta, hasta que llegó el toque de queda y debió quedarse totalmente recluido en su hogar, en soledad.

El defensor está en contacto con otros dos argentinos que están en Arabia Saudita (Leonardo Gil y Cristian Guaca). Con ellos están intentando encontrar alguna forma de regresar a la Argentina.

“Estamos esperando respuestas de la embajada, del consulado. Y si hay repatriación desde Europa, haremos todo para llegar hasta allá. Sólo pedimos una oportunidad”, sostuvo, confiado de que la embajada o el consulado puedan hacer los trámites necesarios para que se concrete su regreso al país.

Los vuelos privados salen fortunas, no cuestan dos pesos con cincuenta. Los tres coincidimos en que la plata mucho no nos interesa. Ponemos lo que haga falta para irnos. En otra circunstancia lo pensaría, pero ahora no me importa: yo me quiero ir a la Argentina. Cuando pasa algo como esto del coronavirus, uno se da cuenta de que lo más importante son los seres queridos. Si mañana me dicen 'tienes que pagar 20.000 dólares por un vuelo privado', le digo 'toma', no importa, aunque deje de ganar. Lo pago con los ojos cerrados. Gil ya perdió como seis mil dólares en vuelos que se cancelaron. Estamos en contacto entre los tres para ver qué puede surgir. Por ahora no tenemos noticias. Si de la Argentina pueden darnos una mano estaría buenísimo. La embajada argentina de acá nos dice que está todo cerrado, que hay que esperar", declaró.

NO DA MÁS

Por su parte, el “Colo” Gil dialogó con TyC Sports, respondió las siguientes preguntas:

- ¿Estás desesperado?

- Mal. Vine en diciembre para las fiestas. Acá no se festejan las fiestas, no venden ni sidra. Para mí fue un Año Nuevo atípico. Pero estaba feliz porque pude jugar en el exterior. Pero nadie imaginaba esto.

- ¿Hoy estás literalmente varado?

- Y sí. Más allá de que yo tengo casa y estoy bien, quiero estar en mi país. Con mi señora, con los míos. Hay días en los que te das la cabeza con la pared, otros días llorás, y otros días te reís. Saqué pasajes por mi propia cuenta a París, de París a San Pablo, y de San Pablo un vuelo privado a Buenos Aires. Me dijeron que no podía viajar porque los aeropuertos tienen política de cierre y me iba a quedar varado en otra ciudad sin llegar a casa.

- ¿Hablaste con la embajada?

- Sí, con la embajada, la cancillería, todos. Pero no pude volver. Sé en la situación en la que estamos y sé que hay muchos argentinos que están fuera del país que la están pasando mal. Y me parece bien que el Gobierno les dé prioridad. Hay gente en Perú, otros en Ecuador, en Cuba. Yo también quiero regresar a mi país. El Presidente está haciendo las cosas muy bien. Ojalá pueda entender esto y podamos volver. Yo jamás le pedí dinero al Gobierno. Sólo pido un papel para poder volver. Dios quiera que todo se pueda solucionar. Hoy no podemos embarcar ni a Dubai, ni a París, ni a Etiopía.

- ¿Cómo es la cuarentena en Jeddah?

- Es similar a la de allá. Lo único diferente es que yo puedo salir a correr dentro del barrio cerrado y al menos tengo un circuito armado para mantenerme. Me compré algunos elementos para poder entrenar la zona media y al menos mantenerme. Pero fútbol no habrá hasta agosto.

- ¿Qué fue lo más loco que te pasó allá?

- Y más allá de no poder volver, lo más raro fue mi primera entrada al vestuario. Volvemos de jugar, y cuando me voy a bañar me puse en bolas como en Argentina. No sabés... Se vinieron todos encima para taparme porque no se puede mostrar nada. De hecho, tenés unos lockers especiales para cada uno y tenés que llevar la ropa ahí y salir cambiado. Otra vez puse música fuerte. Y era el horario que ellos usan para rezar. Me re putearon.

COMENTÁ