Qatar 2022

El conmovedor regalo que recibió Rodrigo de Paul en la concentración argentina

Para el jugador es clave refugiarse en los afectos en los momentos de máxima tensión que se viven a horas del duelo ante Polonia.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Rodrigo de Paul vive con intensidad su primera participación en un Mundial. El 7 de la Selección Argentina cuenta con un círculo íntimo que lo llena de energía en momentos adversos, tal como sucedió en la derrota inesperada ante Arabia Saudita, donde el mediocampista lideró una preocupante estadística.

 

 

En medio de la concentración argentina en el predio de la Universidad de Qatar, el búnker que eligió Lionel Scaloni para la concentración, el jugador del Atlético de Madrid recibió la visita de su novia Tini Stoessel, pero además le hicieron un regalo que lo llenó de emoción. Refugiarse en los afectos es primordial en momentos de mucha tensión. Por eso, su familia lo sorprendió en Doha con una bandera que fue firmada por toda la familia con una imagen que lo sensibilizó: la imagen de su abuelo.

Osvaldo Ferrarotti, su abuelo, fue quien acompañó a Rodrigo en cada paso. Fue su mentor, el que lo siguió en cada entrenamiento. Pero su abuelo falleció en 2009, cuatro años antes de que Rodrigo debutara con la camiseta de Racing.

Hay una frase de Rodrigo que sirve para entender todo ese amor que siente por su abuelo. "El ejemplo a seguir es mi abuelo, cuando yo era chico falleció, pero él era el que me acompañaba a los entrenamientos, yo vivía con él, prácticamente. Estábamos todo el tiempo juntos, yo lo admiraba mucho, él siempre tenía mucha fuerza para hacer todo, era como que todo lo que ocurría alrededor mío y de mi familia siempre tenía una respuesta".

Y siguió con su relato: "Fue el que me acompañó y me guió en todo este proceso que hice hasta ser jugador. Luego, en la vida, no pudo acompañarme, pero me dejó el legado de que hay que afrontar los problemas. Y en la vida, siempre con una sonrisa y energía positiva, y que todo te deja una enseñanza”, fueron las emotivas palabras de De Paul.

En la bandera que recibió el jugador, se leía: “Él desde el cielo, y nosotros acá, siempre con vos”.

 

En su infancia, De Paul vivió dos años con sus abuelos. Mónica, su mamá, trabajaba y no siempre podía cuidarlo. Por eso, el recuerdo de su abuelo Osvaldo está siempre en su cabeza y desde ese momento es uno de sus motores fundamentales.

 

COMENTÁ