Centenario de las huelgas

Las últimas y definitivas horas

Justamente hoy, hace 100 años, el Capitán Viñas Ibarra se instalaba en un puesto de Ea. Anita para cumplir con lo encomendado por el Coronel Varela, quien llegaría luego a corroborar la tarea cumplida. La rendición de los huelguistas, el fusilamiento y el inicio de la búsqueda del Gallego Soto. Esta noche habrá vigilia en el centro de El Calafate y Mañana a las 15:00 horas será el acto central en frente a Ea. Anita.

Huelguistas antes de ser fusilados en Ea. Anita (Archivo Ibarra Philemon)
Huelguistas antes de ser fusilados en Ea. Anita (Archivo Ibarra Philemon)
COMPARTÍ ESTA NOTA

La desocupación y el deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores rurales desataron una lucha que duro más de un año en el extremo sur del país, circunstancia aprovechada por las secciones locales de la FORA (Federación Obrera Regional Anarquista), dominada por líderes anarquistas y fuerte en las ciudades de San Julián y Río Gallegos. Los líderes sindicales impulsaron una campaña de sindicalización de peones, hacheros y otros asalariados, pero la respuesta de los estancieros fue extremadamente dura: despidos, violencia, amenazas. Lo que terminaría con la intervención del Ejército Argentino en manos del Coronel Héctor Varela, aunque en varios momentos del derrotero bajo las directrices del capitán Pedro Viñas Ibarra, dos de las autoridades más salientes en el trato y las negociaciones con los huelguistas de la época. El último, encargado de la represión y fusilamiento de los trabajadores en la zona sur del rio Santa Cruz.

Viñaz Ibarra ya había comenzado con los fusilamientos masivos en la zona de los corrales viejos de Punta Alta, en la zona de lo que hoy es Río Turbio, aunque grupos de prisioneros fueron trasladados hasta Puente del Coyle, donde se procede a la elección y fusilamiento de un numeroso grupo de trabajadores. En el derrotero se conoce que luego de este hecho continúa acercándose hacia el Lago Argentino, todo mediante operaciones militares que recorrieron estancias para llegar a la zona de la fortaleza y desde allí remontar por la costa por la huella vieja el rio Santa Cruz, hasta justamente el Lago Argentino, por los diferentes puntos revisando y controlando que no hubiera grupos de huelga, y donde los hubiera, someterlos.

Un día como hoy, 7 de diciembre, pero hace 100 años, Viñas Ibarra establece su campamento en un puesto de Estancia Anita, donde recibirá a dos de los delegados de los trabajadores a los fines de escuchar sus reclamos y peticiones, previamente consensuadas, aunque finalmente van a ser fusilados en ese mismo encuentro. Ese mismo día 7 de diciembre de 1921, luego del asesinato de los delegados, Viñas Ibarra envía a un suboficial hacia la Estancia Anita, con las indicaciones que debían rendirse incondicionalmente a las tropas. Esta situación apresura la discusión y las asambleas de los trabajadores, lo que deriva, por votación de la mayoría, en la rendición de un importante grupo de huelguista al Ejército Argentino, mientras que el grupo más allegado al Gallego Soto comienza la huida hacia chile.

Si bien los trabajadores se entregan, a las pocas horas los integrantes del Ejercito ingresan a Anita y van a fisurar a los primeros trabajadores, los cuales son indicados como los responsables del movimiento en esta estancia. Como habíamos comentado no encuentra al Gallego Soto, quien era la pieza más codiciada para el capital Viñas Ibarra, quien al no divisarlo en el grupo de los entregados manda a la patrulla a la persecución, con la indicación que lo traigan “vivo o muerto”.

Posan en la fotografía mientras masacraban a nuestros trabajadores, capitán Pedro Viñas Ibarra, teniente coronel Hector B. Varela y detrás de la mata el capitán Campos. (Archivo Ibarra Philemon)

COMENTÁ