Relato de Vida

La aventura de pedalear el país por la contracultura

Hoy TiempoSur cuenta la historia de Alex Carlini, un santafesino que comenzó su recorrida en bicicleta desde Tucumán, pasó por Río Gallegos y continúa su andar hacia la provincia más austral de la Argentina.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El joven santafesino de 29 años, amante de la música y los fanzines empezó su viaje desde Tucumán hace dos meses. Arriba de su bicicleta, generando redes de difusión, ferias e intercambios de perspectiva libertaria pasó por la capital santacruceña y la definió “como una ciudad increíble, en donde hay muchísima movida hardcore”.

El gestor de cultura independiente y creador del sello discográfico hardcore punk Negative Records cuenta con el entrenamiento físico de haber hecho varios viajes en bicicleta por Sudamérica, pero esta travesía es la más larga y desafiante. La Patagonia tiene vientos vertiginosos y distancias largas, pero una comunidad interesada en su trabajo de edición de música contracultural en discos y cassettes.

Su llegada a Río Gallegos y su propuesta

El sábado 21 de diciembre, Alex Carlini llegó a Río Gallegos y el 26 con unos 9000 kilómetros recorridos, tomó unos mates, conoció la Laguna Azul y siguió viaje hasta Ushuaia.

Alex se propuso un punto de partida y otro de llegada, con la idea que en el medio lo guíe la música y la contracultura. De la misma manera comenzó Negative Records en 2015, que hoy se redujo a una mochila llena de cds y cintas con proyectos independientes que viaja y se potencia con cada lugar que visita. De cuna musical, se identifica como “casi profe de música” y toca la guitarra en la banda “NO!”. Explicó a TiempoSur que “el sello nace de las ganas de que pasen cosas, una persona detrás activando con gente de todos lados”.

El lunes 23 de diciembre organizó junto a Bene, de 3 Mil Lanzas e InWaves, una feria de fanzines y discos en la sala de ensayos Sonoman, ubicada en la calle Zapiola al 300. Así conjugaron proyectos independientes y locales y el músico viajero sacó sus propias conclusiones de la experiencia autogestiva, conociendo artistas y público sureño. “En muy pocas partes del país, pocas provincias lo he visto y es muy importante” comentó. Definió a la escena local como hermosísima y un signo de resistencia ante las grandes industrias culturales.

Por ello siguió viaje con cassettes, discos y fanzines hechos en Río Gallegos, que si bien no es el objetivo primordial del viaje, lo completan con el intercambio y difunde otras expresiones contraculturales “que pueden terminar en cualquier parte del país y Chile”. El joven elige estos formatos siguiendo las enseñanzas punk del “hazlo tú mismo”. Bandas actuales aún eligen el cassette por su formato fiel, análogo y mecánico. Al igual que los fanzines, fotocopiados, de bajo costo y no por eso menos valiosos en contenido.

Diario de viaje

El artista de Rafaela se abrió camino en las rutas que atravesaron el país con muchos desafíos; el rodado 29 de su transporte de dos ruedas en más de una ocasión sufrió pinchaduras y debió detenerse para realizar soldaduras de emergencia. Lleva consigo un diario de viaje que relata anécdotas como la vez que durmió en un cementerio porque no tenía donde parar y encuentros con otros viajeros que eventualmente publicará en un zine autogestivo, comentando también su paso por la capital de Santa Cruz,

“Extraño a mi perra, pero tengo ansias de conocer lo que sigue y llegar al fin del mundo” declaró decidido Alex, cuyo motor de viaje son las ganas de difundir la cultura under. El material que difunde, proviene de distintos puntos y lo atraviesa la perspectiva libertaria, que se reúne con el veganismo y vegetarianismo. ”Y esto genera cosas desde cero, gracias a esto, hay muchos pibes que quieren aprender a tocar un instrumento y tienen cosas para decir” explicó Alex Carlini.

Destacó que el movimiento es muy valorable en provincias con menos habitantes que Buenos Aires, por lo que Santa Cruz, Tucumán y Misiones, quedan como puntos destacados en lo que va de pedaleado en esta aventura. “Es súper valorable que la gente pueda crear, es auténtico. Es resistencia decir que me la banco acá, me copa esto, soy esto” agregó. El mapa punk que trazó Alex se enriqueció conociendo, difundiendo y haciendo viajar material de las ciudades que visitó.

“Tampoco puedo basar viaje en todo lo que vendo, porque se vende económico, a precio punk rock, no puedo hacer feria todos los días” explicó el gestor contracultural y ese es otro de los desafíos del viaje que atraviesa el país. Con el material que difunde, costea principalmente la comida y las reparaciones técnicas de su fiel compañera y medio de transporte, su bicicleta. En provincias como La Rioja o Catamarca “lamentablemente hay poca movida”, lo que lo ha encontrado 5 horas detrás de un paño sin muchas ventas. Pero puntos como la capital santacruceña lo impulsan a continuar.

Identificó a Río Gallegos como uno de los puntos más activos de todo el país. Una vez que llegue a la provincia más austral del mundo, Ushuaia, tiene muchas opciones para regresar a su hogar en Rafaela, Santa Fe. Una vez que termine su aventura decidirá si hace dedo, se toma un avión o sigue pedaleando ya sea por Chile o Argentina. En 2020 concretará este objetivo que pasó por tierra de Santa Cruz y al que se suman para el sello Negative Records la producción de más cassettes y vinilos. Espera seguir conociendo Argentina y generar material “split” o “discos compartidos” que invita a dividir gastos y difusión demostrando que con ganas e ingenio, la música puede llegar a todo el mundo.

COMENTÁ