Efemérides

Día de Todos los Santos

Hoy se conmemora la festividad cuyo origen tiene lugar hace casi más de 1.300 años en la Iglesia Católica.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Como cada 1° de noviembre se celebra el Día de Todos los Santos. Es una jornada especial en el calendario, el que se honra a los seres queridos que han fallecido. Una jornada en la que los cementerios se llenan de gente para visitar y recordar a los suyos, adornando las tumbas con flores. Solo la conmemoración del 2020 fue diferente a causa del Coronavirus, momento en que el ingreso y permanencia en el Cementerio de Río Gallegos estaba restringido como sucedió en muchas necrópolis del mundo.

 

Origen de la festividad

A pesar de que se lleva celebrando casi toda la vida, hay gente que no tiene claro el origen de su celebración. No es otro que de carácter religioso, de la Iglesia Católica, y se remonta a hace casi 1.300 años. El impulsor de la medida fue el Papa Gregorio III, que durante su tiempo de pontífice (731-741) consagró una capilla en la Basílica de San Pedro en honor de todos los Santos.

De esta forma, se buscaba que todos los santos fueran venerados al menos un día al año. Años más tarde, a mediados del siglo IX, el Papa Gregorio IV, en tiempos de Luis El Piadoso (emperador de Occidente y rey de los francos), extendió su celebración a toda la Iglesia en el año 835. Se cree que la fecha elegida, el 1 de noviembre, fue porque coincidía con una festividad de los pueblos germanos, y en aquellos años el objetivo de la Iglesia era eliminar las celebraciones paganas.

Una de las dudas que surgen en un día como este es a quién se puede considerar santo. Quizás pueda creerse que santo es algo mucho más importante de lo que es, pero según la Iglesia católica, para ser santo solo hay que hacer una cosa: "participar de la santidad de Dios".

Aunque fue Gregorio IV el que extendió esta festividad, fue incluso antes cuando se empezó a celebrar, a raíz de la Gran Persecución, como se conoce a la persecución de Diocleciano, una de las últimas persecuciones de cristianos en el Imperio romano. En esta fecha es común acudir a los cementerios para visitar las tumbas de los seres queridos que han fallecido.

Como norma general, durante este día las catedrales exhiben las reliquias de los santos que hay entre sus muros.

COMENTÁ