Efemérides

Cumpliría 87 años el “Rey del Rock and Roll”

El 8 de enero de 1935 nació el cantante de rock estadounidense Elvis Presley.

Elvis el Rey
Elvis el Rey
COMPARTÍ ESTA NOTA

Un fenómeno de masas. Así podría describirse en pocas palabras a Elvis Presley, el cantante estadounidense e ícono cultural más popular del siglo XX, quien hoy hubiera cumplido 87 años. “El Rey” del rock and roll nació el 8 de enero de 1935 en Tennessee, Misisipi, EE.UU, en plena Depresión.

Presley incursionó en la música a la edad de 11 años, cuando sus padres le compraron una guitarra para su cumpleaños. Aprendió algunos acordes básicos, pero se concentró en mejorar su voz.

Su gusto musical era ecléctico, ya que fue influenciado por la música pop y country, los himnos gospel y el R&B afroamericano de la época. También estuvo involucrado en la escena local del blues.

Presley comenzó su carrera como cantante con el legendario sello Sun Records en 1954, después de graduarse de la Humes High School en Memphis, Tennessee.

Su música y estilo propio no tuvo fronteras. Traspasó todas las barreras culturales y permaneció es la escena del rock a lo largo del tiempo, sin importar las modas, los géneros ni las edades. Sin dudas, Elvis fue un referente musical para muchas de las grandes bandas de la historia de la música. Los propios Beatles lo admiraban. John Lennon lo reconoció públicamente: “Nada me afectó hasta que oí a Elvis. Sin Elvis, no habría Beatles. Él era la religión para mí”. Admirado por hombres, mujeres y casi todos los artistas mundiales consagrados, este hombre se convirtió en una leyenda sin precedentes. Su sensualidad era cautivante e hizo delirar como pocos al público femenino. Su estilo marcó tendencia y lo convirtió además en un sex symbol, imitado por los hombres de la época.

Su infancia y su camino a la fama

Nació en una casa humilde fabricada por su padre en Tennessee, Misisipi (EE.UU). Era hijo único porque su hermano gemelo nació sin vida. Su familia era pobre, y a menudo dependía de ayudas estatales y de la caridad de vecinos. Cambiaron de casa en varias ocasiones y hasta llegaron a deambular por casas de familiares que vivían cerca. A los diez años, una profesora de Elvis lo animó a presentarse en un concurso de canto organizado por una radio local. Vestido de vaquero y subido a una silla para alcanzar al micrófono, Elvis interpretó la balda country “Old Shep” y quedó quinto.

Unos meses después, en 1946, pidió una bicicleta como regalo de cumpleaños. Por cuestiones económicas, sus padres no pudieron comprársela. A cambio, le regalaron una guitarra que cambiaría su vida para siempre. Fueron sus tíos y el pastor de la iglesia del barrio quienes lo ayudaron a aprender a tocarla. A diferencia de lo que el mundo cree, Elvis era un chico muy tímido que no se animaba a cantar en público.

Sus influencias musicales fueron el blues que tocaban la gente de color en la iglesia pentecostal a la que asistía con sus padres y la música country que escuchaba su familia en la radio. Mississippi Slim, era el cantante local de country a quien Elvis idolatraba. Su hermano pequeño, compañero de clase de Elvis, le consiguió la oportunidad de cantar una canción en directo en su emisora, pero su miedo escénico se lo impidió.

A finales del 48 se despidió de su instituto tocando una canción con su guitarra, y luego su familia emigró a Memphis (estado de Tennessee) buscando una vida mejor, aunque no la consiguieron. Vivieron en el barrio pobre del norte, de población mayoritariamente negra, en una vivienda social. Fue en aquel entonces que Elvis comenzó a trabajar y a hacer changas para ayudar a su familia.

Ya en su nuevo colegio, una de sus profesoras le dijo que no sabía cantar, a lo que Elvis respondió que era ella quien en realidad no sabía apreciar su estilo de música, por lo que comenzó a llevar su guitarra al colegio y a cantar en los recreos. Sus compañeros, según él mismo confesó, lo veían como un “niño de mamá” que tocaba música hillbilly.

Elvis empieza a rebelarse y a dejar la timidez de lado. Ya en séptimo año, cambió su apariencia. Se dejó el pelo bastante largo para la época, engominado y con patillas largas. Comenzó a vestirse en las tiendas de Beale Street, donde absorbe la música negra (blues y gospel). Fue por aquellos años cuando empezó a teñirse su pelo rubio con betún negro, ya que no tenía dinero para tinturas de marca. Como alumno no tenía éxito. En octavo año, y con calificaciones muy bajas, decidió presentarse en un concurso de talentos en su instituto y se sorprendió al ver que lo aplaudían. Para su asombro, ganó el primer premio. En 1953 se graduó y se planteó ser músico profesional, mientras hacía changas para mantenerse.

Ese mismo verano, fue a la discográfica local “Sun Records”, donde grabó un disco de acetato con las canciones “My Happiness” y “That’s When Your Heartaches Begin” para regalárselo a su madre. Marion Keisker, la socia del productor y fundador de “Sun” fue quien lo atendió y dejó anotado: “Buen cantante de baladas. Conservar.” Su socio Sam Phillips se atribuyó esa anotación y fue quien en realidad impulsó luego la carrera de Elvis.

En enero de 1954 Elvis grabó un segundo disco con otras dos canciones, pero no llamó la atención del productor Sam Phillips. Sin bajar los brazos, realizó unas audiciones para entrar en el cuarteto vocal “The Songfellows”, un grupo amateur de gospel que cantaba haciendo armonías, pero tampoco lo aceptaron porque según contó el propio artista, le dijeron que no sabía cantar.

 

Por entonces, Phillips buscaba a alguien para grabar una balada titulada “Without You”. Su socia, Marion Keisker, le sugirió que hiciera una audición con “el chico de las patillas”. Fue así que Elvis conoció al guitarrista Scotty Moore y al cotrabajista Bill Black, dos chicos de Memphis que también solían acudir a la discográfica en busca de una oportunidad. Juntos, fueron a la productora, pero ninguna de las canciones que tocaron impresionaron hasta que Elvis empezó a tocar y cantar en broma (con un tono más acelerado y jugando con la voz) una vieja canción de rhythm and blues. El productor, que había dejado el micrófono abierto, lo oyó y quedó anonadado. Ese ritmo loco era una especie de música negra con un aire de country. La canción que cambió su vida era “That’s All Right”. John Lennon diría años después: “Antes de Elvis, no había nada”. Así que, para Lennon, esta fue la noche en que empezó todo”.

Las radios comenzaron a emitir sus canciones y fue un furor. Los oyentes llamaban y pedían que las pasen de nuevo. Por su tono de voz, creían que Elvis era un cantante de color. El estilo de Elvis tenía una fuerza que causó un auténtico fanatismo entre los adolescentes. Luego grabaron otro sencillo que se publicó en enero de 1955: “Milkcow Blues Boogie”. Meses después, publicaron “I’m Left, You’re Right, She’s Gone”, con “Baby Let’s Play House” de cara B y “I Forgot to Remember to Forget” con “Mystery Train” de cara B.

El 1955, el gran acontecimiento fue la película Semilla de maldad (Blackboard Jungle), estrenada en marzo. Trataba sobre delincuentes juveniles de un instituto del Bronx (Nueva York). El actor Glenn Ford sugirió usar en los créditos iniciales una canción poco conocida de un disco de su hijo: Rock “Around The Clock”. La película fue algo polémica y la canción causó furor. Se convirtió en el primer rock’n’roll que llegó a número uno en las listas de música blanca, dominadas por artistas como Frank Sinatra, Bing Crosby, The Four Aces y Roger Williams. El público no había oído hablar de “rock and roll”, así que la etiqueta del disco lo describía como “un foxtrot innovador”. No era la primera vez que un artista blanco hacía una versión de algún tema de música negra, pero lo hacían adaptando la canción totalmente a los gustos de los blancos. Bill Halley, en cambio, transformaba la canción sin quitarle su espíritu, fusionando el estilo original con western swing y country.

La canción trascendió las fronteras y Elvis -junto a sus dos compañeros- no dejaban de hacer actuaciones por el sur de Estados Unidos, con bastante éxito. Se hablaba de su estilo innovador, lleno de alegría de vivir, de su forma de vestir llamativa, con prendas coloridas, y de su insinuante forma de bailar, que según la leyenda empezó cuando le temblaban las piernas al participar en su primer concierto ante miles de personas y trataba de disimularlo moviéndolas como si fueran de goma, sin saber lo que hacía. Las adolescentes morían por él. No dejaban de gritar en sus actuaciones. No obstante, en aquel entonces, para muchos adultos Elvis parecía “obsceno”.

Fue Tom Parker, alias “El coronel”, quien empezó a conseguirle actuaciones hasta que terminó siendo su representante. Y a finales de año, Sam Phillips de Sun Records vende el contrato de Elvis a la discográfica RCA por 35.000 dólares, una cantidad sin precedentes para la estrella más prometedora del momento.

COMENTÁ