Judiciales

Declararon penalmente responsable a Servera por el femicidio de Soledad Arrieta

El tribunal declaró penalmente responsable a Gustavo Servera como autor del homicidio doblemente agravado por el vínculo y por ser cometido por un hombre contra una mujer, mediando violencia de genero. Próximamente se notificará a las partes sobre la audiencia de imposición de pena a realizarse la semana del 16 al 20 del presente mes.  

Desarrollo del Juicio.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El tribunal de debate fue presidido por Martín Cosmaro e integrado por los jueces Mariel Suárez y Jorge Novarino- éste último de la localidad de Sarmiento; por el Ministerio Público Fiscal se hizo presente María Laura Blanco, fiscal general; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Francisco Miguel Romero, abogado de confianza del mismo.

 

Los jueces en su parte resolutiva del fallo consideraron probado en el debate tanto la materialidad del hecho como la autoría en cabeza de Servera. La materialidad por la autopsia realizada al cuerpo de Soledad Arrieta y el certificado de defunción. Respecto del móvil la relación de pareja entre Servera y Arrieta había terminado, el imputado sospechaba de la relación sentimental de la víctima con otra persona y que iba a poner fin a esta en lo inmediato. La noche del hecho Servera sabía que Arrieta estaba sola en el quincho y que sus hijos estaban en la plaza. Así Servera fue quién ingresó al quincho, atacó y estranguló a Arrieta, la puso sobre la cama, la roció con Thiner y la prendió fuego. Luego volvió a la plaza y al regresar con sus hijos a la casa simuló una situación de robo.

 

Los jueces del tribunal también se refirieron a que de acuerdo con la pericia psiquiátrica Servera comprende la criminalidad de sus actos y que no hay elementos para sospechar que posee una enfermedad mental. Asimismo dieron por probado la relación de pareja existente entre ambos y la violencia de género ejercido contra la víctima. Una relación desigual de poder que incluye violencia simbólica, física y económica ejercida por Servera sobre la víctima, una situación de sometimiento constante.

 

Por todo lo cual el tribunal resolvió por unanimidad declarar a Gustavo Servera autor penalmente responsable del delito de “homicidio doblemente agravado, por haber sido cometido contra el cónyuge, y por haber sido cometido contra una mujer siendo perpetrado por un hombre, mediando violencia de género”.