Madryn

Acosta y la presunta corrupción policial: “Es una maniobra que se hacía con habitualidad”

Luego de producirse el descabezamiento de la cúpula de la Comisaría Primera de la ciudad del Golfo y el pase a disponibilidad de tres policías, dos oficiales jefes y un suboficial, la investigación está focalizada en el tiempo que se llevaba el presunto fraude y el monto de dinero recaudado.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El jefe de la Unidad Regional de Policía Puerto Madryn, comisario mayor Víctor Hugo Acosta, confirmó los desplazamientos realizados en las jefaturas de la Comisaría Primera vinculados a presuntos hechos de corrupción que son investigados en forma interna y por la justicia.

El accionar presuntamente delictivo dataría de un tiempo prudencial, se habla de al menos 12 meses, e involucraría activamente a quien se desempeñaba como segundo jefe de la Comisaría y, al menos, un subalterno con trayectoria en la fuerza. La metodología era brindar el servicio de adicional, que incluía un patrullero, al Banco Nación aunque esa actividad no se registraría administrativamente, así como tampoco se habría rendido el dinero generado producto del adicional.

Los datos de la maniobra se denunciaron ante los jefes de la fuerza, que el lunes estuvieron en Puerto Madryn corroborando los alcances de lo denunciado en la Comisaría Primera y cotejando con los registros de la entidad bancaria.

El jefe de la Unidad Regional confirmó que los datos corroborados dan cuenta de que “el segundo jefe de la Comisaría Primera habría realizado algunos servicios de policía adicional de manera irregular”. Cuando administrativamente se pudo constatar este proceder la superioridad tomó la decisión de “pasar a disponibilidad preventiva al segundo jefe de la Comisaría, se pasó a disponibilidad a un suboficial y el miércoles fue relevado del cargo de la dependencia el comisario Víctor Urrutia, por una cuestión de transparencia. Este empleado fue desplazado pero hasta el momento no tiene implicancia en los hechos que se están investigando. Sigue prestando funciones en la Unidad Regional” dijo Acosta.

Entre 1 y 2 años

Desde la Unidad Regional Puerto Madryn no se llevó adelante ninguna investigación ni se recibió denuncia que alertaba del manejo que se estaba produciendo con ese servicio de adicional.

Acosta precisó que el subcomisario y suboficial pasados a disponibilidad habrían incumplido con lo estipulado para el servicio adicional. El mismo consta de un 95 % que percibe el empleado policial que cubre el servicio y el 5 % restante es un canon del valor total que debe ser depositado en una cuenta del Gobierno. A ello se sumaría una irregularidad más compleja que “es la utilización de un móvil policial para la realización de ese servicio. La totalidad de ese monto debería haberse depositado a la cuenta de Gobierno” y no se habría efectivizado.

El jefe policial dijo que se está tratando de determinar desde cuándo se estaba llevando adelante esta maniobra delictual porque “tendría una data superior a los 6 meses, posiblemente 1 año ó 2 años” aunque aclaró que “es una maniobra que se venía haciendo con cierta habitualidad”.

El monto total que implicaba la maniobra fraudulenta no ha sido precisado aún debido a que no se tiene una fecha de inicio de la metodología delictiva, así como tampoco los montos que se cobraba ni la cantidad de personal que se utilizaba. “A grandes rasgos hacían entre 4 ó 5 servicios por mes” dijo Acosta, quien evitó ahondar respecto a la cantidad de personas involucradas.

Cambios y enroques

Tras la decisión del desplazamiento de la cúpula de la Comisaría Primera se procedió a realizar una serie de enroques que derivaron en cambios en otras dependencias de la jurisdicción. El comisario mayor Víctor Hugo Acosta detalló que “se designó y se puso en funciones al comisario Soto a la cabeza de la Comisaría Primera secundado por el subcomisario Salvo que estaba de segundo jefe en la Comisaría Segunda. En la Comisaría Tercera fue designado como jefe el comisario Williams, en tanto que en la Seccional Segunda fue designado el subcomisario Paredes”. (Diario Jornada)