Por matar a su hijastra

Condenaron a 16 años de prisión a la "hermana de la cárcel" de Nahir Galarza

Se trata de Yanina Lescano, compañera de encierro en el penal de Paraná, a quien Galarza la denominó como una “hermana de otra vida”. La pareja de Lescano y padre de la víctima de apenas dos años, recibió la prisión perpetua. 

Lescano fue condenada a 16 años de prisión.
Lescano fue condenada a 16 años de prisión.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Este jueves, un hombre fue condenado a prisión perpetua y su pareja a 16 años de cárcel, al cabo de un juicio realizado por videoconferencia en la ciudad de Paraná. En el mismo, fueron hallados culpables de asesinar con “violencia inusitada” a la hija del acusado, una niña de 2 años, quien murió en 2019 a raíz de numerosas lesiones, desnutrición y deshidratación.

La sentencia fue dictada por el Superior Tribunal de Justicia de Entre Ríos que, si bien consideró a Miguel Cristo y a Yanina Lescano coautores del crimen, tuvo en cuenta como atenuante para aplicar la pena de la mujer “su historia de vida social” y los antecedentes de violencia de género que padeció por parte de parejas anteriores.

El nombre de Lescano tiene otras asociaciones: presa en la Unidad N°6 de Paraná, formó una amistad junto a otra compañera de encierro, Nahir Galarza, condenada a perpetua por el asesinato de Fernando Pastorizzo. Se tomaron fotos juntas y Nahir las compartió en sus redes de manera clandestina.

“Mi hermana de otra vida", la llamó Galarza.

Cristo participó desde el Juzgado de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad, mientras que Lescano desde su vivienda, donde cumple prisión domiciliaria, ya que está embarazada.

Según el fallo, Miguel Cristo fue condenado a la pena de prisión perpetua por el delito de “homicidio triplemente calificado por el vínculo, alevosía y ensañamiento” de su hija Nahiara, mientras que Lescano fue penada con 16 años por “homicidio calificado por el vínculo” ya que, si bien no era la madre biológica de la niña, para los jueces cumplía el rol de “madre sustituta” y conformaban “una familia ensamblada”.

La niña, que era hija de Cristo con una pareja anterior, falleció el 7 de febrero de 2019 luego de agonizar en el hospital San Roque de Paraná por una falla multiorgánica derivada de “al menos tres meses de desnutrición, deshidratación y más de 28 lesiones y quemaduras”.

Según el tribunal, la niña presentaba lesiones “en la totalidad de su cuerpo menos en su cuello, de las más variadas formas, recientes y no recientes a su fallecimiento, cicatrizadas y otras abiertas, con mecanismos y elementos utilizados de los más variados”.

Los magistrados consideraron “imposible" que las lesiones "se hayan provocado por accidente o algo no intencionado” y concluyeron que el estado físico de la niña “fue generado por personas deliberadamente”.

Si bien “el 17 agosto de 2018 comenzaron los malos tratos” contra la menor, las lesiones “que tuvieron idoneidad suficiente” para provocar su muerte se iniciaron “dentro de la primera quincena de enero de 2019”, añadieron los jueces en su fallo.

La audiencia fue encabezada por los jueces Alejandro Cánepa, Gervasio Labriola y María Carolina Castagno, comenzó minutos después de las 8 de esta mañana y duró poco menos de dos horas. Los imputados participaron a través del sistema de videoconferencia debido a las medidas dispuestas para evitar contagios de coronavirus.

Fuente Infobae

COMENTÁ