Salud pública

Recomendaciones ante la veda por marea roja en la provincia de Chubut

Alcanza a la zona costera de Playa Larralde y Playa Bengoa. El Senasa brinda sugerencias para cuidar la salud de las personas.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) comunica que rige la veda por marea roja para la extracción de mejillón Mytilus edulis platensis en las zonas correspondientes a Playa Larralde y Playa Bengoa, pertenecientes al Golfo de San José, en la provincia de Chubut, de acuerdo a lo establecido por la Secretaría de Pesca provincial.

Las mareas rojas son fenómenos naturales que ocurren en los mares de todo el mundo. Son causadas por una masiva proliferación de algunas especies de algas microscópicas (microalgas) cuando determinados factores del medio ambiente (temperatura, luz, pH, disponibilidad de ciertos nutrientes, salinidad, entre otros) se tornan favorables para su multiplicación. Debido a que las microalgas poseen pigmentos, su acumulación sobre la superficie del mar puede ser visualizada como manchas de extensión variable, de color rojizo, pardo o verdoso, lo que ha dado el nombre de "marea roja".

 

La vigencia de la veda estará condicionada a los resultados de los análisis para la determinación de toxinas en cumplimiento de los programas de previsión y control de marea roja y la clasificación de zonas para la producción de moluscos bivalvos y gasterópodos en la jurisdicción de la provincia de Chubut. Ante esta disposición, el Senasa realiza los controles pertinentes en los establecimientos elaboradores y empresas del sector dedicados a la extracción y comercialización de moluscos bivalvos y gasterópodos expuestos a episodios de marea roja.

 

Cabe destacar que la marea roja representa un peligro para la salud humana. Esto se debe a que organismos tales como moluscos bivalvos (almejas, mejillones, cholgas, berberechos, ostras) o gasterópodos (caracoles de mar), pueden acumular las toxinas en su cuerpo al alimentarse de microalgas tóxicas. El principal riesgo reside en que estas toxinas no afectan a los moluscos, ni les producen cambios perceptibles en su olor, color o sabor pero si pueden afectar a quien los consuma ocasionándole un cuadro de intoxicación, cuya gravedad dependerá del tipo de toxina y de la dosis ingerida. Es clave destacar que las toxinas no son inactivadas por la cocción, el agregado de vinagre o limón, o por el consumo de alcohol. Tampoco existen antídotos.

 

¿Cómo prevenir intoxicaciones?

Para evitar riesgos en la salud, el Senasa recomienda:

No recolectar moluscos y/o mariscos en las playas para el consumo casero.

Respetar las disposiciones, ordenanzas y avisos públicos de vedas a la extracción y consumo de moluscos.

No adquirir preparaciones elaboradas con mariscos (conservas, ensaladas, paellas, etc.) en puestos callejeros o locales que no tengan habilitación bromatológica.

No comprar mariscos frescos “al pie del barco”, en escolleras o los que puedan ofrecer recolectores no autorizados.

No comprar moluscos que no cuenten con el correspondiente certificado sanitario emitido por un organismo oficial.

Comprar o consumir mariscos solo en pescaderías, restaurantes o locales de comidas debidamente habilitados.

COMENTÁ