Río Grande

Por falta de pruebas liberaron a sospechoso de abuso sexual

Liberaron al sospechoso del abuso de una menor por falta de pruebas, tras una furiosa condena social. Se trata del hombre de 39 años, identificado con las iniciales JLF, detenido y al cual en redes sociales se había condenado apresuradamente con fotos y datos. La Justicia no encontró siquiera elementos para indagarlo y debieron dejarlo en libertad.

  • 20/10/2019 • 11:57
El sospechoso fue liberado por falta de pruebas.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El juez de instrucción Raúl Sahade tuvo que ordenar en la noche del viernes la excarcelación de JLF, de 39 años, sobre quien se mantiene la presunción de inocencia respecto del presunto abuso sexual que sufrió una menor de 13 años cuando fue subida a un automóvil en la zona de Chacra XI el pasado miércoles.

El Juez había realizado distintas medidas de prueba que solo situaban al auto del sospechoso en Chacra XI esa mañana, quien vive en un barrio próximo, pero no se habían podido obtener mayores certezas.

El testimonio de la menor era poco sólido, con muchas contradicciones, pero algunos indicios apuntaban hacia el único sospechoso, pero todo se diluyó el viernes.

Ese día fue trasladado de su lugar de detención a los tribunales del Campamento YPF para ser indagado, pero el propio fiscal del caso, el Dr. Jorge López Oribe, solicitó más medidas de prueba para poder consolidar su acusación que, en base al testimonio de la menor, iba a ser por “abuso sexual agravado por acceso carnal” y “corrupción de menores”.

 

Esas medidas resultaron negativas, ya que el sospechoso detenido fue sometido en sede judicial a una rueda de reconocimiento con resultados negativos.

Acto seguido, una comitiva judicial decidió trasladarse al barrio Vapor Amadeo, donde fueron fajados en resguardo judicial tanto el domicilio como el auto del imputado. Allí la menor no pudo reconocer la vivienda de Fernández, como la casa a la cual, según contó, habría sido llevada.

Tras esto la defensora oficial Lorena Nebreda reiteró el pedido de excarcelación y el propio fiscal consintió la desestimación de la acusación contra Fernández, quien recuperó su libertad.

Todo esto sucedió en medio de una impiadosa y apresurada condena social que viralizó en cuanta red social estaba disponible; su rostro, identidad y hasta su lugar de trabajo pidiendo a la Justicia una condena.

La palabra final la tendrán los exámenes de ADN pendientes en el caso, a partir de rastros tomados del auto y la vivienda del sospechoso, los que terminarán por confirmar si la menor estuvo ahí.

Fuente: El Sureño


LEA ATENTAMENTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio de los términos y condiciones podrá ser denunciado para luego quedar eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación de los términos y condiciones.
COMENTÁ, ESTAS EN TiempoSur
Límite de caracteres: 1000