Agosto

El "viaje de la Ozonosonda" para medir el agujero de la capa de ozono

Con la primavera y el aumento de la luz solar comienza el adelgazamiento de la capa de ozono. El lanzamiento de ozonosondeos permite monitorear el estado de la atmósfera y del agujero de ozono, y determinar los índices de radiación solar que pueden ser perjudiciales para la salud. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

En la primera semana de agosto iniciaron la campaña de lanzamiento de ozonosondeos, desde la estación de Vigilancia Atmosférica Global (VAG), ubicada en Ushuaia. El ozonosondeo consiste en un globo de gran tamaño que transporta una radiosonda y un sensor de ozono hasta la estratósfera. En su ascenso, la radiosonda transmite en tiempo real las mediciones no solo de ozono sino también de parámetros meteorológicos (temperatura, humedad, presión, viento).

Con el inicio de la primavera, el aumento de luz solar genera una serie de reacciones químicas sobre las moléculas de ozono de la estratósfera. Éstas se destruyen, provocando así una disminución de la concentración del gas, lo que se conoce como agujero de ozono.  El adelgazamiento de la capa de ozono causa un aumento en la incidencia de la radiación solar ultravioleta (UV-B) que llega a la superficie y que, muchas veces, alcanza al sur de nuestro país. 

En esta época, en la región de Tierra del Fuego el índice UV (IUV) suele ser de bajo a moderado (IUV entre 1 y 6) pero cuando se ve afectada por el agujero de ozono, el IUV puede llegar a 8 y 9. El IUV brinda información estimativa del riesgo por sobre-exposición al Sol, con valores y calificaciones correlacionados con el tiempo mínimo de exposición a los rayos solares para producir enrojecimiento de la piel descubierta sin protección. 

Por eso, entre agosto y diciembre, llevamos a cabo la campaña de lanzamiento de ozonosondeos, en coordinación con los lanzamientos que se realizan en las bases antárticas, para tener una vista más completa de la evolución que tiene el agujero de ozono cada año en la región. Con esta información elaboramos boletines que reflejan las proyecciones a tres días  del agujero de ozono y los valores estimados de IUV para la región, que son de utilidad para las autoridades locales, medios de comunicación y ciudadanos en general. 

Estas campañas comenzaron en 2008, con una cooperación internacional con España. Actualmente las lleva a cabo el SMN (Servicio Meteorológico Nacional) y el GTDF (Gobierno de Tierra del Fuego).

El ozonosondeo consiste en un globo (mayor que el de la radiosonda común), una radiosonda (RS41) y sensor de ozono (SPC ECC-6A). El sensor de ozono se coloca dentro de una caja y se anexa a ella una radiosonda que se encarga de transmitir en tiempo real las mediciones. La función del globo es llevar estos sensores a la estratosfera (promedio 32 km) por arriba de la capa de ozono (aproximadamente, 24 km). 

Mientras el globo asciende se van registrando punto a punto los parámetros meteorológicos y de concentración de ozono hasta que el globo explota debido a diferencia de presión. El equipo de profesionales de la Estación VAG recibe los datos mediante una antena y una receptora DigiCora MW41.

El sensor de ozono (SPC ECC) es un sensor electroquímico (ECC, Celda de Concentración Electrolítica), donde el aire ambiente que ingresa por medio de una pequeña bomba, reacciona con las sustancias (Yoduro de Potasio, KI) del sensor, generando una corriente eléctrica que es transformada en un dato de presión parcial del gas. 

La altura a la que llegan los ozonosonda depende de las condiciones de la estratosfera. En Ushuaia, pueden llegar a los 30.000 a 35.000 m. El primer sondeo, realizado el 5 de agosto, alcanzó 28.566 m. En lo que respecta al desplazamiento horizontal depende en mayor medida del viento, pero puede rondar los 200 km desde el lugar de lanzamiento. En esta ocasión llegó a los 244.7 km.

Fuente SMN. 


COMENTARIOS