Legislatura

Aprobaron la ley de emergencia económica

El proyecto sufrió cambios por el minucioso análisis que se realizó en comisión. Fue aprobado por unanimidad, aunque sin acompañamiento total en dos de sus artículos. De esta forma, el Gobierno provincial podrá inyectar 2 mil millones de pesos para la entrega de créditos, préstamos y subsidios a comerciantes, micro, pequeñas y medianas empresas.  

Recinto de la Cámara de Diputados de Tierra del Fuego.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La Legislatura de Tierra del Fuego aprobó por unanimidad la ley que declara la emergencia económica, fiscal, financiera y social en el ámbito provincial, proyecto que fue llevado a sesión ordinaria -la primera del año- tras un tratamiento breve en comisión durante esta misma semana.

La medida le permitirá al Gobierno provincial inyectar 2 mil millones de pesos a la actividad comercial e industrial de las tres ciudades, con el fin de aliviar las consecuencias que devinieron de la extensa cuarentena por la pandemia de coronavirus.

Además, la ley autoriza al Ejecutivo provincial a tomar un empréstito de hasta 3 mil millones de pesos, poniendo como garantía fondos de la coparticipación federal; aunque sin afectar los recursos que se reparten a las Municipalidades.

Más allá del total apoyo que en general tuvo el proyecto a la hora de la votación, cabe aclarar que dos artículos en particular no recibieron adhesión unánime. En efecto, el artículo 23, que autoriza al Ejecutivo a realizar las desafectaciones y disposiciones de los fondos específicos creados por leyes provinciales, en resumidas cuentas, hace referencia al endeudamiento en dólares que obtuvo la anterior gestión. Dicho artículo fue rechazado por los legisladores del Partido Verde (PV) y del Frente de Todos (FdT).

Por otra parte, el artículo 24 fue descalificado únicamente por el Partido Verde. El texto del mismo autoriza al Ejecutivo fueguino a disponer, dentro de los objetivos de la emergencia declarada a partir de la aprobación de la ley, la readecuación y/o renegociación de aquellos contratos de obra pública, prestación de servicios y provisiones de bienes, excepto concesiones de servicios públicos esenciales, celebrados por la administración que se encuentren adjudicados o en curso de ejecución cualquiera fuese su naturaleza, que generen obligaciones a cargo del Estado provincial.

De ese modo, el Gobierno podrá dar de baja o renegociar condiciones de obras o contratos encarados por la anterior gestión a partir del endeudamiento antes mencionado, tales como el Corredor del Beagle o la compra del edificio de Casino Club en Ushuaia.

Con cambios
El debate en comisión de la propuesta original, que se desarrolló el martes y ayer en reuniones maratónicas, supuso cambios sustanciales a la ley en la forma, aunque no en el espíritu de la propuesta impulsada por el Ejecutivo.

En el articulado primero, la prórroga por un año de la emergencia no podrá ser dispuesta en forma automática por el Gobierno sino que deberá tener aprobación legislativa, siempre y cuando el Ejecutivo la solicite.

De ese modo, los 2 mil millones de pesos que se distribuirán entre el Banco de Tierra del Fuego (BTF) para su capitalización -en definitiva, recursos para créditos a tasa conveniente- y el Ministerio de Producción que otorgará préstamos flexibles y subsidios, será equitativo, tal como reclamaron varios bloques.

Por otra parte, la ley contempla una alícuota del 4% a entidades bancarias privadas, lo que convierte a Tierra del Fuego en una de las dos provincias, junto con La Pampa, en gravar a los bancos privados en el marco de la cuarentena obligatoria por la pandemia de coronavirus.

En cuanto a las obras que serán financiadas por los recursos que obtenga el Gobierno, además de los planteados por el gobernador Melella en su mensaje original, se le agregó la finalización del sistema de red de fibra óptica.

En tanto, no hubo cambios en los beneficios que la Agencia de Recaudación Fueguina (AREF) pone a disposición de los contribuyentes: exención de impuesto a sellados, ampliación de la moratoria y suspensión de ejecuciones fiscales, entre otras cuestiones.

Fuente El Sureño.