Ushuaia

Comenzó la recuperación y puesta en valor del Saint Christopher, varado hace 65 años

La primera parte de la obra permitirá acceder al barco desde la costa y rodearlo para que "deje de sufrir el impacto directo de las olas sobre el casco", explicaron a Télam voceros del gobierno de Tierra del Fuego.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Las tareas para salvar de su hundimiento y recuperar al “Saint Christopher”, un barco varado desde hace 65 años frente a la costa de Ushuaia y considerado una postal turística y un emblema del lugar, comenzaron hoy con la construcción de un pedraplén que rodeará la embarcación, informaron fuentes oficiales.

“La idea de esta primera etapa es proteger al Saint Christopher, especialmente del lado más expuesto al oleaje. Después continuará un refuerzo de la estructura interna y finalmente la reparación de la cubierta y el casco interno”, detalló el presidente de la Dposs, Guillermo Worman.

Por su parte la gobernadora fueguina, Rosana Bertone, recordó que un informe técnico de la Prefectura Naval Argentina había advertido el año pasado que la estructura de la emblemática embarcación estaba “en estado crítico” y al borde de un “colapso estructural”.

Bertone destacó que el remolcador constituye “una de las principales postales turísticas de la ciudad”, y que por ello, para su rescate, fueron convocados "especialistas navales y representantes del sector turístico y cultural".

El Saint Christopher es un remolcador que en la década de 1950 fue utilizado para reflotar otro buque, el Monte Cervantes, un crucero alemán que se hundió frente al faro Les Eclaireurs, próximo a Ushuaia.

El barco sufrió problemas en el motor y el timón, y como la compañía propietaria entró en quiebra, quedó abandonado en la orilla del Canal Beagle, en pleno centro de la capital fueguina, donde de a poco fue convirtiéndose en un elemento más del paisaje.

Construido en Boston, Estados Unidos, en 1943, los historiadores le adjudican al Saint Christopher participación en la Segunda Guerra Mundial, y existe también una versión, no confirmada, que lo señala como parte del desembarco en Normandía, en el llamado “Día D”.

Lejos de aquel escenario bélico, el antiguo remolcador descansa en la bahía del “Fin del Mundo”, cobijando distintas especies de aves que lo utilizan para anidar o como escala de sus viajes migratorios.

TAGS

COMENTARIOS