Tierra del Fuego

Seguridad golpeó a una pareja a la salida de un boliche

El hecho tuvo lugar en el local bailable Náutico de Ushuaia. 

COMPARTÍ ESTA NOTA

Una pareja denunció haber sido golpeada salvajemente por los empleados de seguridad del Náutico, local bailable de Ushuaia. 

La mujer denunció que a la salida del boliche uno de los patovicas comenzó a golpear la nuca de su pareja, "“Nos esposaron y nos arrastraron una cuadra hasta una van policial (cuando había patrulleros en la puerta para trasladarnos). Yo despierto con 4 policías alrededor, dos mujeres y dos hombres, golpeándome a mí y a mi pareja. Insultandonos, diciéndonos “cállate porque te voy a bajar los dientes, te voy a cargar a piñas”. Esposados y sin poder defendernos mientras el vehículo en movimiento tardó 30 minutos en hacer el trayecto desde el Náutico hasta el hospital. Clara muestra de su poderío policial. Al llegar al hospital, pasamos a una sala y un doctor nos miró y así, sin más, nos sacaron de vuelta. (Lugar al que hoy volvimos para hacer una certificación de lesiones y nos dijeron que no hay ningún ingreso con nuestros datos de esta madrugada)”, manifestó la chica.Él se da vuelta a decirle que no puede hacer eso, en ese momento comienzan a lloverle golpes. En cuanto veo esto, trato de intervenir. Me sujetan, me apartan, caos, gritos y de pronto nada. Nada, no porque hayan cesado de violentarnos, sino porque un golpe que recibo desde atrás me hace caer y golpearme contra el asfalto. Quienes me rodeaban, hoy me cuentan que me zamorreaban, me pateaban. Yo, inconsciente. Mientras que a Matías le seguían pegando”.

“Nos esposaron y nos arrastraron una cuadra hasta una van policial (cuando había patrulleros en la puerta para trasladarnos). Yo despierto con 4 policías alrededor, dos mujeres y dos hombres, golpeándome a mí y a mi pareja. Insultandonos, diciéndonos “cállate porque te voy a bajar los dientes, te voy a cargar a piñas”. Esposados y sin poder defendernos mientras el vehículo en movimiento tardó 30 minutos en hacer el trayecto desde el Náutico hasta el hospital. Clara muestra de su poderío policial. Al llegar al hospital, pasamos a una sala y un doctor nos miró y así, sin más, nos sacaron de vuelta. (Lugar al que hoy volvimos para hacer una certificación de lesiones y nos dijeron que no hay ningún ingreso con nuestros datos de esta madrugada)”, manifestó la chica.

“Nos separaron. A Matías lo subieron a otra van, donde había otro chico. Lo llevaron a la comisaría de Rubinos, lo requisaron desnudo, lo metieron en una celda con ese mismo chico, sin decirle nada más hasta las 14.30hs de hoy, cuando lo sacaron y le hicieron firmar tres actas iguales donde decía que había consumido estupefacientes, no le dieron ningún papel, le sacaron fotos de su cara y sus tatuajes y lo largaron”, comentó y agregó: “A mi, me llevaron a la comisaría de Magallanes, me metieron en un cuarto, a fuerza de cachiporrazo detrás de mis rodillas me hicieron arrodillar frente a 4 policías masculinos. Quienes estaban a las carcajadas mientras la Policía mujer que me acababa de pegar me decía que tenía suerte que no tenían espacio en las celdas, porque una minita como yo ” uff, no sabes lo que les pasa. Dale arrodillate que no te debe costar mucho. Y ni te quejes, porque si no decimos que te caíste” Me dijeron que tenía suerte… suerte. Palabra que encuentro muy ridícula ahora. Llamaron a mi papá, a quien le hicieron firmar 3 actas y una se la dieron. Donde también se me acusa falazmente de estar bajo efectos de estupefacientes y sumamente alcoholizada”.

Las asociaciones y fundaciones feministas y de derechos humanos pidieron que un fiscal actuara de oficio.


(ARTIKA 99.5)