Atención

Virus del mono B: Qué se sabe hasta ahora de la enfermedad que preocupa a la ciencia

El llamado Herpes B ya provocó un muerto, registrado en China. Detectado en 1932, desde entonces se reportaron menos de 100 infecciones en humanos.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Las autoridades chinas registraron el primer caso por muerte reciente de una persona por el virus B. La víctima, un veterinario de 52 años, trabajaba en un instituto de cría de primates en Beijing. El hombre se habría contagiado a partir de la disección de un mono, realizada a comienzos de marzo de 2021, y terminó por presentar los síntomas de esta enfermedad. Finalmente, falleció a fines del mes de mayo.

El caso de esta víctima se suma a los extraños casos de infección por el también llamado herpes B. Sucede que el virus, identificado en 1932, hasta el momento ha provocado menos de 100 infecciones registradas en humanos. En la mayoría de los casos, provenientes de América del Norte.

Desde el Centro Chino para el Control y la Prevención de Enfermedades indicaron que la mayoría de las personas “se infectaron después de que un mono las mordió o rasguñó, o cuando el tejido o los líquidos de un mono entraron en contacto con la piel lesionada, como por un pinchazo de aguja o un corte”.

El virus es un alfaherpesvirus enzoótico prevalente en macacos. De no tratarse, su tasa de mortalidad alcanza entre el 70 y el 80 por ciento. A pesar de que el riesgo de trasmisión es bajo, ha habido un caso documentado de un contagio de humano a humano.

El virus B tiende a atacar el sistema nervioso central y a causar inflamación en el cerebro. Lo que puede generar pérdida de conciencia. Además, entre sus primeros síntomas, presenta fiebre y escalofríos, dolor muscular, de cabeza y fatiga.

Este herpes puede generar ampollas en las zonas que estuvieron en contacto con el mono. En todo caso, los síntomas suelen ser más notorios un mes después de la exposición al macaco infectado.

Ante estos casos, las autoridades chinas afirmaron que el virus del mono B encontrado en humanospodría “representar una amenaza zoonótica potencial para los trabajadores ocupacionales”. “Es necesario fortalecer la vigilancia en macacos de laboratorio y en los trabajadores”, advirtieron.

COMENTÁ