VIH/SIDA

Una enfermedad silenciosa

En los últimos años las campañas de prevención contra el VIH/SIDA han cobrado una notable relevancia en diversos ámbitos, sin distinción de géneros o de orientaciones sexuales.

Daniela Isasi, referente de la región sur de la Fundación AHF.
Daniela Isasi, referente de la región sur de la Fundación AHF.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El VIH o SIDA es una enfermedad relativamente nueva, ya que los primeros casos fueron detectados recién en el año 1981, cuando surgieron cinco casos en unos jóvenes estadounidenses.

Según el boletín epidemiológico Nº 38 del año 2021 presentado por el Ministerio de Salud de la Nación, se reveló que un total de 140.000 argentinos conviven con la enfermedad y un 17% de estos desconoce su diagnóstico.

Daniela Isasi, referente de la región sur de la Fundación AHF, dialogó con TiempoSur acerca de la enfermedad y la charla sobre VIH que disertó el día 11 de mayo en nuestra localidad: “La semana pasada estuve en Río Gallegos realizando capacitaciones en prevención de VIH y SIDA. Principalmente, lo desarrollamos con la organización ATTTA Santa Cruz, que es la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgénero de Argentina, y estuvimos haciendo una capacitación abierta para todas las personas que se quisieran sumar y también para profundizar la prevención en VIH y los testeos rápidos, que es lo que estamos haciendo con la organización allá”, explicó.

 

VIH/SIDA en Santa Cruz

Al ser consultada por este medio sobre la elección de la ciudad para llevar a cabo la charla de prevención sobre VIH/SIDA, Daniela explicó que ella, al ser la coordinadora de la región sur de AHS (Fundación para el Cuidado del Sida) centraliza sus labores en la zona sur del país: “En Río Gallegos estamos trabajando hace más de un año con ATTTA. Empezamos en la pandemia y la idea era tener un encuentro presencial, porque habíamos hecho todo virtual”, remarcó.

“En Santa Cruz hay una prevalencia bastante alta que quiere decir que la cantidad de personas que viven con VIH cada 100.000 habitantes es del 18%. La provincia con más prevalencia es Neuquén, que tiene una tasa del 22% cada 100.000 habitantes. Y, a nivel nacional, 140.000 personas viven con VIH y el 17% no lo sabe. Es esa población a la que queremos llegar, personas que viven con VIH y que no son diagnosticadas y que no lo saben. Conviven con el virus porque el VIH no tiene síntomas y la única forma de saberlo es haciéndose el test del VIH. Nuestro interés es que las personas conozcan más sobre el VIH y pierdan el miedo, el estigma que tiene el VIH y que sepan que tiene tratamiento, que pueden tener una vida como cualquier otra persona, convivir con el virus y realizar su vida cotidiana normalmente”, remarcó Isasi.

 

Los estigmas que rodean al SIDA

Daniela Isasi explicó que las charlas preventivas son “una forma de sacar toda esta idea fatalista en relación al VIH y al SIDA que son en realidad algo más viejo. Esta infección tiene más de 30 años y, al principio, no había tratamiento y no se conocía mucho. Ahora sabemos que tiene tratamiento, que se puede tener una vida normal como cualquier otra persona y que la transmisión es vía sexual sin preservativo; por compartir jeringas; canutos o agujas o durante el embarazo; el parto o la lactancia de la persona gestante al bebé. Por compartir un mate; por abrazar a alguien o compartir el baño no nos vamos a transmitir el virus de VIH”, remarcó.

 

La ESI y la prevención

Al ser consultada por este medio acerca de qué rol cumple la ESI en la prevención del VIH, Daniela explicó que “la ESI es fundamental. Ha costado que se implemente en distintos ámbitos, sobre todo en el educativo. Sabemos que es fundamental porque, primero, nos sirve en qué nivel se implemente pero, en principio, nos sirve para conocer nuestro cuerpo para poder poner límites, es fundamental en las primeras infancias y para saber qué nos pasa, para conocer de infecciones, cómo cuidarnos y para trabajar un poco en el sexo consentido. Que podamos consentir las relaciones sexuales porque los sentimientos se renuevan a cada segundo, eso también es fundamental para prevenir la violencia y la violencia de género. Son todas cuestiones que hacen a la calidad de vida de la población y a la salud de la población y a erradicar la violencia, sobre todo la violencia de género. Es fundamental no sólo para prevenir las infecciones de transmisión sexual, sino también las situaciones de riesgo y violencia”, agregó la referente.

 

 

 

“En cualquier estadio de la infección la persona puede realizar el tratamiento y detener el avance del virus. Una persona puede convivir con VIH, que es el estadio temprano de la infección cuando el virus no avanzó tanto sobre las defensas, y el estadio avanzado que es el SIDA, cuando el virus avanzó bastante sobre las defensas. Esto no quiere decir que la persona que se encuentra en el estadio SIDA ya no tiene solución ni retorno. Lo que se logra con la medicación es detener el avance del virus y que no siga avanzando sobre las defensas. Obviamente, va a tener más propensión a enfermedades oportunistas, pero esa persona puede seguir con su vida, puede seguir con su tratamiento y su vida cotidiana sin ningún problema”, concluyó Isasi.

COMENTÁ