Precandidata

Investigadora del Conicet manifestó que "si el Gobierno se hubiera manejado bien, hoy tendríamos vacunada con doble dosis al 70%"

Sandra Pitta, científica y precandidata a diputada dijo además que en la calle "muchos peronistas" le dicen que van a votar la lista que integra con López Murphy.

La investigadora del CONICET y precandidata de diputada de Juntos por el Cambio, Sandra Pitta.
La investigadora del CONICET y precandidata de diputada de Juntos por el Cambio, Sandra Pitta.
COMPARTÍ ESTA NOTA

La investigadora del CONICET y precandidata de diputada de Juntos por el Cambio en la lista que lidera Ricardo López Murphy, Sandra Pitta, criticó al Gobierno al afirmar que "si se hubiera manejado bien" frente a la pandemia, en la actualidad la Argentina tendría vacunada con doble dosis "al 70% de la población", en lugar del 24%.

En diálogo con NA, la científica especializada en biotecnología destacó la figura de López Murphy, señaló que "lo de que fue un ajustador en Educación y Ciencia es repetir una frase hecha" y afirmó que "en la calle, muchos peronistas" le dicen que van a votar su lista.

También, Pitta sostuvo que el "vacuntatorio VIP" y el cumpleaños en la quinta de Olivos la hicieron "enojar" pero no la "sorprendieron" y anticipó que si fuera diputada, impulsaría proyectos para agilizar inversiones: "Si no vas a la economía, en la ciencia queda todo trabado", planteó.

La precandidata se refirió además al episodio que la volvió famosa en 2019, cuando el entonces candidato presidencial Alberto Fernández la nombró en un discurso y le pidió que no tuviera miedo, luego de haber firmado una proclama en favor de Cambiemos: "En general no le tengo miedo a nada pero me molestó ese incidente", señaló.

Respecto a por qué entró en la política, dijo: "Es difícil contestarlo. Fue un camino, no sé si natural, pero fue un camino que venía siendo, aunque no sabía si iba a desembocar en esto. Pero algo había. Obviamente no es fácil, implica dejar de lado un tiempo una carrera que a mí me gusta mucho, con estadías en el extranjero para desarrollar técnicas. Me gustó la propuesta de Ricardo y dije que es hora de jugarse. Vamos a ver que pasa, la vocación la tengo".

Respecto a la actualidad del CONICET, confesó: "Está mal, tiene salarios muy bajos, el financiamiento, que es casi ínfimo, lo explico en mi libro, proviene de la agencia de Promoción Científica y Tecnológica y se nutre de préstamos internacionales del BID, Banco Mundial y demás. Después de la devaluación comenzamos a recibir pesos y ya no era lo mismo, los subsidios para investigar son muy malos, comparado al nivel internacional son irrisorios. Encima la comunidad científica es muy estatista y el privado es como mala palabra y con todas las regulaciones que hay es difícil que inviertan a largo plazo".

Al ser consultado sobre cuando el Presidente la nombró en su discurso hace casi dos años, comentó: "En general no soy de tener miedo a nada, pero lo que me molestó de ese incidente es que fue algo como 'acá esta la disidente, lapídenla'. Un candidato a presidente no puede mencionar a una persona ignota. Puede salir mal, porque quizás yo salía a la calle y me podía atacar un militante, al final no pasó".

Sobre el manejo del Gobierno con la pandemia y la vacunación, opinó: "Si, primero hubo una cuarentena demasiado larga, todos los países tuvieron dificultades, por lo que había que ir viendo día a día. En el tema escolaridad ya se veía que la escuela no era un lugar de contagios masivos y acá se perdió un año de clases. Con las pymes conozco gente que trabajó con las persianas cerradas, de forma clandestina, porque no podía sobrevivir. Se trató de manejar todo como si fuéramos Europa. Se apostó por AstraZeneca, que es la que tengo colocada yo, una muy buena vacuna, pero tuvieron problemas de fabricación y ahí fueron a buscar la vacuna rusa. Se negaron a la de Pfizer, aprobando esa ley con esa palabra, y nos quedamos afuera de las vacunas norteamericanas. La vacuna rusa era la más opaca y tiene dos dosis diferentes, lo cual es bueno, pero hay que fabricarlas. Estamos con el 24% de la población con doble dosis, si nos hubiéramos manejado bien, tendríamos al 70% con doble dosis, porque en Argentina la gente se quiere vacunar, no hay movimientos antivacunas potentes como en Europa o en algunos estados de Estados Unidos, la gente se quiere vacunar y hay que aprovechar eso".

Respecto sobre su opinión al vacunatorio VIP y el cumpleaños en Olivos, dijo: "Me lo esperaba, no me sorprendió. Me enojó igualmente. Cuando uno sobreactúa moralidad y ejemplaridad, la otra cara es hacer todo lo contrario. Infantilizaron a la población con el dedito levantado e hicieron todo lo contrario y el resultado de eso va a ser que nadie cumpla nada. Hay que apostar a la docencia y a la responsabilidad individual".

Fuente Diario 26. 

COMENTÁ