Nueva legislación

El engaño de las marcas y la necesidad de saber qué comemos y tomamos

La nueva Ley de Etiquetado obligará a las productoras a dejar en claro qué ingredientes y nutrientes tienen. La Lic. en Nutrición Carla Gaab cuestionó la utilización de mascotas y nomenclaturas para engañar al consumidor. 

Buscan advertir al consumidor.
Buscan advertir al consumidor.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A finales del año 2020 y en medio de la segunda ola de la pandemia, en Argentina se empezó a dar la discusión sobre qué es lo que comemos. Si bien está naturalizado el consumo excesivo de azúcares, sodios y otros ingredientes que no son saludables, esta interpelación se dio en el marco de un proyecto de ley que ingresó al Congreso, que busca obligar a los productores de alimentos a la colocación de octágonos negros.

Con este panorama, TiempoSur entrevistó a la Lic. en Nutrición Carla Gaab, quien sentó posición sobre la nueva iniciativa que sigue dormida en el Congreso. La profesional de la nutrición es oriunda de Río Gallegos, pero se encuentra ejerciendo desde Mar del Plata de manera online. Sobre este proyecto –que sigue en comisiones y ha sido analizado por las marcas y profesionales- señaló que está a favor porque es una advertencia de los excesos que se colocan en los alimentos “y enferman a la sociedad, generando cosas como la obesidad, hipertensión y diabetes. Tienen un alto índice de mortalidad en América Latina”.

El proyecto busca “mediante ciertas etiquetas advertir sobre la presencia de estos componentes por color; tantas imágenes que nos llaman la atención. Con la falta de la ley, las marcas se aprovechan de eso y nos venden otra cosa”, lamentó la Licenciada.

“Con esto, se va a respaldar la presencia de estos componentes, como el azúcar, el sodio, las grasas saturadas y grasas totales. Son estos, los que en exceso, van a perjudicar la salud del consumidor”, recalcó.

Uno de los sesgos que utilizan las grandes marcas para engañar al consumidor es la utilización, por ejemplo, de etiquetas verdes (asociadas a la vida sana) o el uso de la palabra “light”. Se trata de comidas y bebidas que no son saludables y buscan ser compradas bajo este engaño.

“Uno de los ejemplos claros: Los productos light que no lo son. Uno lo relaciona a algo saludable porque es de color verde, pero la realidad es que es una reducción de un 25% de algún nutriente. No necesariamente esos componentes que creemos poco saludables van a estar ausentes, muchas veces no son reducidos, sino que simplemente lo son en sodio y quizás no es nuestro objetivo”.

“Como no se aclara o se hace en letra chica, se genera esta confusión pensando que es mucho más sano y no lo es”, destacó la Lic. Gaab.

Fuera mascotas

Además, algo que se puso en evidencia es la utilización, por ejemplo, de mascotas en cereales azucarados o frituras. En algunos países, como México, ya han sido prohibidos. “Lo que se promueve con la ley es quitar las figuras que en algunos países ya se implementó. Llaman la atención y puntualmente tanto los chicos como adultos lo hacen, podemos llegar a comprar algún alimento porque nos llama la atención. Los chicos compran un producto porque está de moda o nos gusta mucho, sin importar el producto, sino por el packaging. Se ingresa a las marcas de esta manera y promueven el exceso en consumo de azúcares”.

“El otro día fui al supermercado a hacer análisis de esto y un chico pedía un yogur porque venía con ciertas figuras”, ejemplificó.

Nueva ley

- Advierte a consumidores sobre los excesos de componentes como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías, a partir de información clara, oportuna y veraz.

- Promueve la prevención de la malnutrición en la población y la reducción de enfermedades crónicas no transmisibles.

- Está dirigido a fabricantes, fraccionadores y envasadores que distribuyan, comercialicen o importen, que hayan puesto su marca o integren la cadena de comercialización de alimentos y bebidas analcohólicas de consumo humano, en todo el territorio de la República Argentina.

- Los alimentos y bebidas analcohólicas envasados y comercializados en la Argentina deben colocar leyendas como "Exceso en azúcares", "Exceso en sodio", "Exceso en grasas saturadas", "Exceso en grasas totales" y/o "Exceso en calorías".

- En caso de contener edulcorantes, el envase debe contener una leyenda precautoria inmediatamente por debajo de los sellos de advertencia con la leyenda: "Contiene edulcorantes, no recomendable en niños/as".

- En caso de contener cafeína, el envase debe contener una leyenda precautoria inmediatamente por debajo de los sellos de advertencia con la leyenda: "Contiene cafeína. Evitar en niños/as".

- El sello adoptará la forma de octógonos de color negro con borde y letras de color blanco en mayúsculas.

- El tamaño de cada sello no será nunca inferior al 5% de la superficie de la cara principal del envase.

- No podrá estar cubierto de forma parcial o total por ningún otro elemento. En caso de que el área de la cara principal del envase sea igual o menor a 10 centímetros cuadrados y contenga más de un sello, la autoridad de aplicación determinará la forma adecuada de colocación de los sellos.

- Los valores máximos de azúcares, grasas saturadas, grasas totales y sodio establecidos deben cumplir los límites del Perfil de Nutrientes de la Organización Panamericana de la Salud.

- Se exceptúa de la colocación de sello en la cara principal al azúcar común, aceites vegetales y frutos secos.

- Se prohíbe que los alimentos y bebidas analcohólicas que contengan algún sello de advertencia incorporen en sus envases información nutricional complementaria, logos o frases con el patrocinio o avales de sociedades científicas o asociaciones civiles, personajes infantiles, animaciones, dibujos animados, celebridades, deportistas, etcétera.

COMENTÁ