Ciencia

Científicos analizan la relación entre la menstruación irregular y la vacunación

Especialistas en reproducción dijeron que “es un vínculo posible y debe investigarse”. Descartaron efectos adversos sobre la fertilidad. Cuánto tiempo duran los cambios en el periodo. 

Mentruación y COVID.
Mentruación y COVID.
COMPARTÍ ESTA NOTA

A principios de este año, a medida que las vacunas COVID-19 se volvieron más accesibles, algunas mujeres y niñas empezaron a describir en las redes sociales cambios en sus ciclos menstruales después de recibir las inyecciones, incluidos ciclos irregulares, períodos dolorosos y sangrado abundante. Algunas mujeres posmenopáusicas compartieron historias sobre la menstruación por primera vez en años. Muchos se preguntaron si las vacunas podrían ser la razón.

Especialistas del Imperial College de Londres publicaron en la revista médica The BMJ sus impresiones: “Es posible que exista una relación entre los cambios menstruales tras la vacunación contra el COVID-19 y debe investigarse”, afirmó la doctora Victoria Male, especialista en reproducción del Imperial College de Londres y agregó: “Alteraciones en la menstruación o pequeñas hemorragias no figuran entre los efectos secundarios habituales de la vacuna. Sin embargo, hasta el 2 de septiembre se presentaron más de 30.000 notificaciones de este tipo al sistema de vigilancia de reacciones adversas a medicamentos de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios (MHRA) del Reino Unido”. Según el organismo, el número de avisos es bajo en relación a la cantidad de personas vacunadas tanto como en relación a la prevalencia de los trastornos menstruales en general.

De todos modos, “la mayoría de las mujeres comprobaron que su periodo vuelve a la normalidad al siguiente mes y, lo más importante, no hay evidencia científica de que la inoculación contra el COVID-19 afecte negativamente la fertilidad”, argumentó la publicación. Victoria Male sostuvo que “se necesitan mejores enfoques para comparar las tasas de cambios menstruales en poblaciones vacunadas y no vacunadas”, y señaló: “Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos han puesto a disposición 1,67 millones de dólares (1,41 millones de euros) para fomentar esta importante investigación.

Vacunación y menstruación.

Según el informe, “se notificaron cambios menstruales después de la inoculación tanto para las vacunas con ARNm como para las vacunas con adenovirus, lo que sugiere que, si existe una conexión, es probable que sea el resultado de la respuesta inmunitaria a la vacunación, más que a un componente específico de la vacuna. De hecho, el ciclo menstrual puede verse afectado por la respuesta inmunitaria del organismo al propio virus”.

En los próximos días, investigadores de cinco instituciones, respaldados por fondos de los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos, realizarán estudios de un año para examinar cualquier posible conexión entre la vacunación y la menstruación irregular, y para ayudar a disipar las preocupaciones que podrían impedir que las mujeres reciban sus vacunas.

No existe un vínculo conocido entre la vacunación y los cambios en la menstruación, y los expertos en salud pública reiteran que las vacunas son seguras, efectivas y necesarias para poner fin a la pandemia.

Pero las historias sustentan una brecha de datos persistente sobre la salud reproductiva y los ciclos menstruales de las mujeres que no se recopilan durante los ensayos clínicos, incluso durante los ensayos de las vacunas contra el COVID-19. Tampoco se han publicado estudios científicos que examinen una posible relación entre los dos.

“Este es un tema importante que se pasa por alto”, aseguró el doctor Hugh Taylor, presidente del departamento de obstetricia, ginecología y ciencias reproductivas de la Facultad de Medicina de Yale, quien agregó que ha escuchado de sus propios pacientes acerca de las diferencias en sus períodos después de recibir la vacuna.

“Muchas personas tienen menstruaciones irregulares por todo tipo de razones, entonces, ¿esto es realmente diferente en las personas con la vacuna, o es solo que cuando las personas la tienen, la relacionan con la vacuna?”, se cuestionó el experto.

La investigación será realizada por equipos de la Universidad de Boston, la Facultad de Medicina de Harvard, la Universidad Johns Hopkins, la Universidad Estatal de Michigan y la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon. Los estudios incluirán participantes de todas las edades y orígenes que aún no se han vacunado, incluidas las que planean recibir las vacunas y las que no, para estudiar sus ciclos menstruales antes y después.

La salud menstrual puede ser un reflejo de la salud general de la mujer, según los médicos. Sin embargo, señalan que varios factores diferentes pueden afectar temporalmente el período de una mujer, incluido el estrés, la enfermedad o los cambios en el estilo de vida. Los períodos, incluida la duración y el flujo de un ciclo menstrual, también varían mucho de una persona a otra.

Fuente Infobae. 

COMENTÁ