Polémica

Preocupación y repudio ante el accionar del ministro de Seguridad del Chubut

Las regionales Esquel y Noroeste del Chubut de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos expresan su preocupación y repudio ante el accionar del ministro de Seguridad del Chubut, Federico Massoni, en nuestra región.

COMPARTÍ ESTA NOTA

En el conflicto territorial con la LOF PAILAKO FUTALAFKEN MEW está interviniendo el Gobierno Nacional a través del Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). Sin embargo, sin ninguna orden judicial ni sentencia que así lo exprese, Federico Massoni ha negado públicamente el reconocimiento de la identidad de una comunidad mapuche y rotulado de delincuentes a sus integrantes.

Es necesario informarle a este funcionario y a través de él al Gobernador Mariano Arcioni  que los procesos de reconocimiento identitario y de recuperación territorial que llevan adelante comunidades originarias son el puntapié inicial para concretar una reparación histórica de la deuda que los Estados tienen por el genocidio fundacional aún no reconocido.

Y aclararle que es necesario que los procesos de recuperación se realicen en el marco de diálogo y respeto y que ello depende de las partes, es decir de las comunidades en cuestión y del Estado a través de sus organismos pertinentes.

El diálogo y el respeto requieren presencia activa y escucha. El propio ministro Massoni reconoce no tener jurisdicción para actuar en el Parque Nacional Los Alerces por lo que están totalmente fuera de lugar los controles armados que ha anunciado a la entrada del mismo y el sobrevuelo de drones sobre los territorios en conflicto.

 

Sumado a esto, el día miércoles 21 de julio, a partir de aproximadamente las 9:00, el ministro de Seguridad Federico Massoni encabezó un procedimiento en la zona recientemente afectada por los incendios, en tres asentamientos de Las Golondrinas (Lago Puelo), que incluyó un enorme despliegue de efectivos policiales. Miembros de Infantería, policía montada, motos, grupo especial, drogas peligrosas y  policía comunitaria ingresaron a los barrios Eco Aldea, Bosques al Sur y Parcela 26 (El Pinar).

Según declaraciones del ministro en distintos medios, se trataba de un relevamiento de las personas que allí “usurpan”; pues, según dijo también, habían aprovechado el incendio ocurrido en marzo para asentarse allí, asegurando que no eran de la provincia del Chubut y que no se sabía si no eran delincuentes que allí se refugiaban porque tenían orden de captura. 

También expresó públicamente que esas “usurpaciones” estaban avaladas por “políticos de turno”. Incluyó en esa sospecha a los intendentes de Lago Puelo y El Hoyo, al Ministerio de Seguridad de la Nación y a un Diputado Nacional.

Su accionar partió desde esa base de preconceptos y acusaciones.

Hay que contextualizar diciendo que en esos tres barrios se quemaron totalmente el 9 de marzo alrededor de 400 casas. La mayoría de les vecinos afectados están en ese lugar desde hace muchos años (algunos desde hace más de 20). Desde ese día, la gente se abocó a la reconstrucción de sus viviendas, lo que se ha logrado en gran medida gracias a la solidaridad de vecinos de la Comarca Andina y del país. 

La ayuda estatal llega demorada y está también condicionada por el hecho de que les vecinos ocupan terrenos fiscales del ejido de Lago Puelo en los que antiguamente la provincia implantó pinos, a partir de lo cual hay un conflicto en relación a la pertenencia de esas tierras en disputa permanente entre el Municipio y la Provincia. Esta situación provoca el asentamiento de los vecinos a quienes se les debe el derecho a una vivienda digna. 

El procedimiento, efectivamente, consistió en identificar personas. Muchas de ellas no se encontraban en el lugar y muchas no accedieron a responder.

En un diálogo que mantuvo uno de nuestros compañeros con vecinos en horas de la tarde, estos le manifestaron la sensación de invasión y atropello que vivieron al ver cómo una gran cantidad de uniformados se movilizaba por el barrio. No se limitaron a transitar por las calles, como creemos que corresponde a un procedimiento de ese tipo: al no haber alambrados o cercos entre terrenos – se quemaron y aun no fueron reconstruidos – la policía se movió libremente, pasando de un terreno a otro, entrando en casas donde no estaban sus propietarios, observando todo ante la mirada impotente de las familias.

Aun en horas del atardecer (18:30, 19 horas), circulaban por el interior del barrio camionetas de la Policía Aeroportuaria (PSA) y otras con la sigla RI.

Un vecino relató a nuestro compañero que la policía no mostró ninguna orden (cabe aclarar que no había orden judicial alguna para este proceder que fue originado en el Ministerio de Seguridad de Chubut); que el procedimiento, dijeron, era un “relevamiento”; y también les dijeron que “se vayan acostumbrando”, porque se quedarían en la zona y les visitarían seguido.

El ministro Massoni en ningún momento ha considerado implementar un despliegue semejante para lograr encontrar a quienes realizaron los incendios intencionales, en su lugar, sigue presionando sobre les vecinos afectados. 

Desde nuestras regionales repudiamos estos hechos que no respetan el derecho de las personas y sólo están destinados a intimidar a una población que ya ha sido suficientemente golpeada.

COMENTÁ