Rumbo a las PASO 2021

Panorama Semanal

Por Mariano Tagliotti. 

Lista que lleva a Leo Roquel como precandidato.
Lista que lleva a Leo Roquel como precandidato.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El Frente de Todos aceleró la maquinaria electoral en la provincia de Santa Cruz. A Lista de Unidad, presencia masiva territorial y aglomeración de apoyos de distintos sectores y vertientes. Variopinto consenso. Ramas del peronismo histórico y de bandera tradicional (Peraltismo), un sector importante de los trabajadores del Estado (ATE) y un despliegue que debe pivotear sobre activos que NO sucedieron: Es difícil hacer campaña con lo que no pasó. No se dieron en Santa Cruz despidos masivos, no se repitieron las escenas bizarras de fosas comunes y pasillos explotados de hospitales por falta de oxígeno (Brasil, España, Italia y siguen las firmas), no se cumplió la fatídica advertencia de algún medio nacional de que la enorme mayoría de las personas estaría sin vacunar en agosto de 2021.

La foto de Kaky González en Capital Federal junto a CFK es una muestra de ese pie apretado a fondo en los pedales. Alguno la puede juzgar anticipadamente, otro apreciará que es demasiado temprano para tirar toda la carne al asador. Se cae definitivamente el relato de algún trasnochado de que no se juega nada en esta elección. Más allá de rocambolescas ingenierías (a 7 votos de Venezuela según  María Eugenia Vidal, a 6 según Milei, a 4 de Nicaragua en la tablita contable de López Murphy), esta es la previa del 2023 que ya se empieza a jugar con dos proyectos de país enfrentados frontalmente (“Alberto, no pudiste desarmar la Grieta”), más la aparición Libertaria que proclama a través del “León Javier”, una rara vida sin restricciones y detonando por dinamita el Estado, mientras por el otro asesora como planta pública al Genocida Bussi y copia y pega tres obras maestras de la teoría económica (y hace un negocio poroso con ello). El poder de fuego del Peronismo, atravesado por décadas de proscripción, coqueteos desvergonzados con lo peor del neoliberalismo, corrientes internas y mutaciones del mundo del trabajo, se mantiene intacto. Mientras otras líneas ideológicas debaten el sexo de los ángeles, la variabilidad de la paleta de colores y el armado de la enésima comisión interna, el movimiento nacido allá por los 40 sigue ocupando la centralidad absoluta de la actualidad de nuestro país. Santa Cruz, no escapa a la lógica.

Gustavo González y Moira Lanesán Sancho.

Moira Lanesán Sancho es la gran sorpresa de la campaña. Carismática, de un perfil distinto que puede meterse en los hogares reticentes al Frente, no se hace cargo de ninguna mirada de reojo sobre la pureza de su canto a la Marcha legendaria entonada por el mítico Hugo Del Carril. Aburren hasta el hartazgo los propietarios del Peronómetro con el conteo de segundos abrazados a la V que tanto publicitaba un tal Winston Churchill, ganador de la Segunda Guerra Mundial. “Si les hablás siempre a los mismos te terminás enamorando de tu propio eco”, reza un famoso refrán popular irlandés. La Lista es fuertemente doctrinaria, con pies metidos en el territorio profundo de parte de Kitty Garzón (urbanidad a pleno) y Tele Barría (zona ganadera núcleo de la provincia).

“La vida que queremos”, en nuestra provincia, invoca al deseo del “alineamiento virtuoso” entre Nación, Provincia y ciudades. Trabajo, menor inflación, servicios más consolidados. El beneficio de la duda sobre la Pandemia asumida y la “heredada” de cuatro años de neoliberalismo, piden desde el Frente. Del otro lado, y también hay que decirlo, desde un desprendimiento interno del propio peronismo (la corriente que encabeza Claudio Vidal), se acentúan diferencias de formas y de fondo.

Juntos va con cuatro listas, jugando un poco con la consigna. Lo cierto es que Mestelán en silencio tiene consolidado su caudal entre la enorme masa docente y también en aquellos desvelados por la agenda ética y moral, Zeidán no logró arrancarle demasiadas sonrisas a un dormido y malhumorado Martín Lousteau en tierras patagónicas (¿Vino a desgano?) y no logra encontrarle la cuadratura al círculo de una candidatura que no camina su pago chico, mientras Leo Roquel apuesta a cartelería, patos inflables en modo selfie y recibe buena recepción en sectores medios y altos, y en una porción de la histórica juventud radical.

Reyes tiene toda la artillería del costismo sobre sus espaldas (menos la económica, Eduardo decidió que lo reemplacen en el vuelo de las aves de V para descansar después de décadas de enfrentamiento al kirchnerismo, pero se llevó consigo la billetera; “háganse solos”, habría dicho). Daniel Roquel camina con ella la provincia luego de dirimida la disputa por el apellido (Pirincho hay un solo) y es fuerte en el conteo de porotos entre los “no jetones”. ¿Quiénes son aquellos para el cronista de este envío?  Los que participan poco de los debates en redes sociales, siguen escuchando radio AM, tienen entre 50 y 80 años y guardan con celo su opinión personal de cara a las Legislativas. Riichard Nixon le decía “la mayoría silenciosa”.

Roxana Reyes

La Izquierda, abundante en cartelería, propuestas y la presencia inoxidable de Miguel del Plá a la par del joven Nicolás Gutiérrez, tiene un techo histórico al cual aspira a perforar, sumados a toda lucha en la cual puedan participar (y le alcancen sus escasos efectivos). Vidal se ha mantenido a agenda propia, un poco outsider y volcando sobre la marcha ciertas prácticas de suma de voluntades propias del ámbito sindical. No descansa. Se entrevista y consolida. Ha decidido romper estructuras, bloques y poner en juego todo en las urnas. El cerebro de Acevedo es la calma y la planificación cuando el joven candidato con origen en la izquierda ideológica amaga perder la paciencia.

Se viene una última semana en la cual captar las voluntades desencantadas, apáticas y virar algún ausentismo y voto en blanco. Muchos decidieron su sufragio, en especial los que apoyan al oficialismo, que juega sobre el reloj buscando el número que lo consolide como primera minoría. Lejos han quedado en el tiempo las abrumadoras victorias electorales de Néstor Kirchner por números de escándalo a nivel provincial. Un buen ejercicio puertas adentro sería revisar los porqués.

La enorme variedad de la propuesta de Juntos le dará un número entre aceptable e importante, porque al final suman entre todos, “no dejaron gusto de helado por pedir”. “La distancia de Reyes al segundo de su interna es la clave, es lo que va a reorganizar todo”, nos dice una fuente boina blanca entre esperanzada y ansiosa. Vidal probará puertas adentro si haberse ido de un proyecto colectivo al cual no veía como tal para consolidar uno que lleva su nombre y apellido, puede acaparar la mayoría de intenciones de aquellos que en la Pandemia, no pudieron recuperar la perdido con Macri, y en algunos casos, todavía ven lejos la solución económica al final del túnel.

“Es la economía, estúpido”, le espetó a su rival republicano en un debate presidencial histórico el demócrata Bill Clinton allá por los años ´90, en el enorme país del Norte.

COMENTÁ