Alquileres

Inquilinos pidieron que el Estado subsidie los alquileres adeudados

Así lo solicitó la Federación de Inquilinos Nacional a la ministra de Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa, ya que el sector sigue “acumulando deudas”. Participó del encuentro virtual la Asociación de Inquilinos de Río Gallegos.  

Foto ilustrativa
Foto ilustrativa
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer la ministra de Hábitat de la Nación, María Eugenia Bielsa, mantuvo una reunión con la Federación de Inquilinos Nacional, en donde escuchó propuestas orientadas a llevar tranquilidad a los 9 millones de inquilinos del país.

Las organizaciones pidieron a la Ministra tres puntos:

-Que el Estado pague la deuda que los inquilinos acumularon en este tiempo de aislamiento (sin tener la posibilidad de trabajar), que se apruebe la Ley de Alquileres Nacional que ya tiene media sanción en la Cámara de Diputados.

-La prórroga del Decreto 320 -que congela alquileres- al menos por dos años.

-Que se garantice un organismo para hacer cumplir el derecho que otorga el decreto.

La ministra Bielsa expresó que va a analizar las medidas, y que dará una respuesta en los próximos días.

“Entendemos y acompañamos la decisión que se tomó en respecto el aislamiento, pero a la vez creemos que es fundamental la asistencia del Estado para pagar las deudas que se generaron a partir de esa decisión. La mayoría de los inquilinos no pudo trabajar, aceptó la medida, pero esto generó presión social y conflicto con inmobiliarias y algunos pocos propietarios que entienden que el desalojo es la forma de resolverlo. No va a ser nada fácil pagar las deudas, porque la economía no se va a recuperar en tan poco tiempo”, aseguraron.

La Federación sostuvo que “el alquiler que no se paga tiene mucho que ver con la pandemia. La emergencia sanitaria redujo los ingresos a tal punto que no hay salida si el Estado no se hace cargo”.

Además, señalaron que “en 2015 teníamos un salario de 580 dólares promedio, que en enero de 2020 terminó siendo de 221, y luego vino la pandemia. Y eso abarca al que tiene un ingreso asegurado; imaginemos a quienes son parte de una economía cuentapropista o informal, que prácticamente usa los pocos ingresos para comer y no pueden pensar siquiera en una mudanza, o en pagar deudas, porque sin trabajo no hay nada”.

Medida por medida

- Desendeudamiento: Así como se subsidió a la mediana y pequeña empresa, hay que subsidiar a la economía informal para garantizar una vivienda. Con esto se inyectaría dinero en la economía, se resolvería el problema social de la vivienda, el conflicto con los propietarios e inmobiliarias, y se evitarían desalojos y mudanzas (no habría circulación de millones de inquilinos) en un marco de crisis sanitaria.

- Ley de Alquileres: Apenas el Senado pueda sesionar, se harían modificaciones pertinentes a la ley, en el contexto de pandemia.

- Extensión del Decreto 320: Una vez levantado el decreto de aislamiento social, muchas inmobiliarias intentarán desalojos de inquilinos e inquilinas (lo hicieron ya en contexto de pandemia), por lo que es fundamental garantizar el techo de los que se endeudaron por no poder trabajar. Muchas inmobiliarias señalan que van a aumentar los precios luego de septiembre, lo que hará imposible el pago de deudas contraídas, y la recuperación del salario, con el agravante de quedarse sin techo o situaciones judiciales.

- Organismo de control: Debe existir un organismo del Estado nacional que articule con las provincias el cumplimiento del decreto, ya que los inquilinos hoy no tienen un punto de referencia para realizar denuncias, incumplimientos, o para acceder a información oficial.

Por lo menos "9 millones de personas pagan alquiler en todo el país. Es urgente que -declaraciones juradas y cuenta bancaria mediante- el Estado abra un registro de personas que impagan alquileres con causa y transfiera directamente al locador el monto correspondiente. Asegurar que nadie quede sin techo, que no se llenen las calles del país con familias que no pueden cumplir sus obligaciones. La falta de empleo, la falta de ingresos, la crisis sanitaria, no puede cerrar los ojos a una realidad que todos conocemos: Alquiler que no se paga es otra familia en la calle".

COMENTÁ