Energías

Comodoro quiere implementar la marca Patagonia en hidrógeno

La Capital Nacional del Petróleo quiere avanzar con Chile en una agenda en común sobre la transición energética e hidrógeno verde.

  • 13/06/2024 • 20:04

Comodoro Rivadavia sigue trabajando fuerte para posicionarse como el motor de la transición energética. El potencial eólico, la experiencia de sus pymes y el desarrollo de la cadena de valor convierte a la Capital Nacional del Petróleo en una de las localidades con más potencial en el desarrollo del hidrógeno.

Todas esas cualidades necesitan un marco regulatorio que le brinden previsibilidad a las inversiones para convertirse en el polo productivo del combustible del futuro. El mejor ejemplo es la región chilena de Magallanes, que ha catapultado al país trasandino como líder de la agenda de la transición energética.

En este marco, el presidente del Concejo Deliberante, Maximiliano Sampaoli y el concejal Ezequiel Cufré se reunieron con la cónsul de Chile en Comodoro Rivadavia, Valentina Mora, para hacer un balance tras la misión comercial a Coyhaique y avanzar en una agenda común sobre transición energética e hidrógeno verde con marca Patagonia.

 

Cufré destacó que Chile es líder de esta agenda en toda Sudamérica y adelantó un viaje al país vecino para interiorizarse sobre el eje de trabajo. “Dentro de las actividades posibles está la visita a la planta de combustible sintético que tiene Chile en la región de Magallanes que es de vanguardia y que es interesante en la agenda de transición energética mirando al mundo”, subrayó.

“Vemos importante esta agenda ya que buscamos desde la ciudad de Comodoro Rivadavia liderarla y que nuestras pymes locales puedan tener mayores fuentes de trabajo que se puedan generar más tecnología, mayor conocimiento y generar empleo”, consideró.

 

MATRIZ PRODUCTIVA

La búsqueda de la localidad petrolera por impulsar la producción de hidrógeno no es nueva. La planta de Hychico en Diadema Argentina es la muestra del abanico de posibilidades para la transición energética. El proyecto de Capsa es un ejemplo a nivel mundial y un faro para lo que viene en la industria energética.

Parte de ese objetivo se puede ver reflejado en el proyecto de ley que presentó exministro de Hidrocarburos de Chubut. La propuesta busca fomentar “toda iniciativa que conduzca a generar un clima propicio para la generación de una nueva economía en la región, relacionada a la cadena de valor de los combustibles de bajas emisiones, que contribuyan al cumplimiento de las metas fijadas por la nación en materia de gases de efecto invernadero, en especial lo relacionado al hidrógeno y sus derivados como ser el amoniaco verde, metano verde, combustible sintético, etc”.

La iniciativa tomó estado parlamentario e insta a llamar a los distintos organismos de los Ejecutivos provincial y municipal para conformar una hoja de ruta que permita contar con una nueva matriz productiva.

También se busca que forme parte la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco y prevé que sea parte empresas privadas relacionadas a la actividad. “En particular a Hychico, por ser la empresa pionera en la región en materia de hidrogeno, junto a la cadena de valor de la industria hidrocarburífera de la región y empresas con potencial interés en esta promoción”, subraya el documento que lleva la firma del exministro de Hidrocarburos de Chubut.

En el proyecto de ley se destaca que la baja o nula emisión de gases de efecto invernadero que posee el hidrógeno y sus derivados y que la región necesita asumir los cambios profundos que demanda disminuir la emisión de carbono.

El hidrógeno puede ser una nueva oportunidad para generar empleo de calidad, desarrollar capacidades industriales y laborales en los diferentes segmentos de la cadena y potenciar los desarrollos científicos y tecnológicos para acompañar este tipo de economía con conocimiento local.

También puede aportar a los objetivos de disminución de la huella de carbono, para sostener y ampliar el acceso a los mercados internacionales y generar un ecosistema productivo de calidad, donde el nuevo ecosistema tenga la capacidad de modificar la lógica extractivista de la economía, por una de agregado de valor industrial, en torno del hidrógeno y sus derivados con un desarrollo territorial armónico y sostenible.