Elecciones en Brasil

Cecilia Degl’Innocenti: "Desde el espacio de Lula se interpretó como un triunfo con sabor a derrota"

Cecilia Degl’Innocenti, periodista, politóloga y analista internacional, realizó un análisis sobre los resultados de lo que fueron las elecciones presidenciales realizadas el domingo en Brasil. Comentó cómo se preparan de cara al balotaje el próximo 30 de octubre, enfatizó sobre el voto en blanco y la diferencia en la política exterior desde cada perspectiva.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El pasado domingo, se llevaron adelante las elecciones presidenciales en Brasil, donde el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva se impuso en la primera vuelta por cinco puntos porcentuales sobre Jair Bolsonaro. Sin embargo, esto no le alcanzó para evitar el balotaje del 30 de octubre frente a un adversario que logró un mejor desempeño que el que le auguraban las encuestas. Según datos del Tribunal Superior Electoral (TSE), con el 99,51 por ciento de los sufragios contados, Lula obtenía el 48,31 % y Bolsonaro el 43,30 por ciento.

En este contexto, desde San Pablo, Cecilia Degl’Innocenti, periodista, politóloga y analista internacional dialogó con el programa La Parada, que se emite por TiempoFM 97.5, y aseveró “no se esperaba el resultado más allá de que se interpretó como un triunfo desde el espacio de Lula. El mismo Lula resaltó que él no es un candidato de primeras vueltas, sino que siempre se hizo fuerte en las segundas. Aun así, hubo una especie de sabor a derrota porque Jair Bolsonaro achicó la brecha, algo que nadie hubiera esperado”.

Asimismo, comentó que “la diferencia en las encuestas era de 15 puntos y cerró en una diferencia de 5 puntos. También se habló mucho del voto vergüenza que escapó a las mediciones. Quizás el voto a Jair Bolsonaro fue un voto antilula”.

 

“Fue fuerte ver los primeros resultados, ver que Bolsonaro estaba primero por seis o siete puntos. El escrutinio comenzó parejo y, hacia el final, se contó el norte y noreste donde Lula es más fuerte, lo que le permitió darla vuelta”, apuntó la periodista politóloga.

Consultada por el rol de los medios de comunicación en las elecciones, aseveró “los medios de comunicación no influyeron para torcer la opinión, porque en ese caso no hubiera sucedido lo que sucedió. Y es que los medios juegan en contra de Bolsonaro y se achicó a un nivel que no parece haber influido negativamente en su campaña”.

“Uno puede inferir en base a la historia de Lula y a sus contactos con líderes internacionales, que su regreso al Palacio presidencial significaría volver a poner a la región en un nivel de importancia. Es inevitable compararlo con la gestión de Bolsonaro, desde su enfoque neoliberal o incluso desde las relaciones internacionales, se enfocó más en acuerdos bilaterales con otros países en detrimento de organismos regionales como el Mercosur”, manifestó al momento que remarcó que, “acá hay dos perspectivas muy marcadas de política exterior, Lula es un regionalista que busca fortalecer los organismos supranacionales como el Mercosur, o volver a la Celac de la cual Bolsonaro se retiró. Desde el plano argentino, con Lula la Argentina pasa devuelta a ser un socio estratégico de Brasil”.

En otro eje, hizo hincapié a cómo sigue la campaña de cara al próximo 30 de octubre cuando será el balotaje: “Lula ayer lo dijo en el discurso que dio desde su bunker, se va a enfocar el 100 por ciento en el 30 de octubre, en el día del balotaje, su idea es salir a recorrer y a discutir con la sociedad brasileña”, expresó.

Además, enfatizó que “hay una gran cantidad de votos en blanco, lo que muestra un termómetro de cómo está la sociedad brasileña respecto a estos dos candidatos, porque hubo mucho voto anti. El escenario de balotaje es muy diferente a la primera vuelta, incluso en el medio tenemos un debate presidencial pendiente entre los dos y eso puede cambiar un poco las cosas”.

A modo de cierre, se refirió a la concurrencia en estas elecciones presidenciales, Degl’Innocenti aseguró “se mantuvo bastante parecido, Brasil tiene voto obligatorio e históricamente la sociedad es comprometida con las elecciones. El número es muy parecido al de la elección anterior que, de todos modos, más allá de la alta participación, el voto blanco marca un enojo de la sociedad con la política, pero la participación fue alta”.

COMENTÁ