Santa Cruz

Ahora libre, el ex candidato continuará con denuncias por "fraude" en elección del sindicato petrolero

Jonathan Fernández, que fue candidato a Secretario General del Sindicato de Petroleros Privados, estuvo con prisión preventiva durante más de dos semanas por un hecho que advierte que no cometió. Denunció ante Trabajo que cerca de mil personas que no eran trabajadores del sector votaron el 14 de enero.  

Fernández cuando estaba en campaña y lideró la Lista Naranja.
Fernández cuando estaba en campaña y lideró la Lista Naranja.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Jonathan Fernández estuvo con prisión preventiva durante más de dos semanas en una comisaría de Caleta Olivia por presuntas amenazas calificadas contra un integrante del sindicato de Petroleros Privados. 

El hecho, según insiste el ex candidato a Secretario General, está relacionado con haberle disputado el poder a Claudio Vidal en enero, y con denuncias ante el Ministerio de Trabajo de Nación por supuestas irregularidades en la votación.

 TiempoSur publicó su caso, pero ahora, libre el trabajador -que espera una resolución de la Justicia- adelantó que insistirá con su reclamo ante la cartera laboral.

"Lo que sigue ahora, en libertad, es continuar con las denuncias en Buenos Aires, aunque por el temor de mi familia no quiero seguir con esto, pero estas cosas te hacen más fuerte", expuso.

Fernández quiere impugnar la elección realizada el 14 de enero por "un fraude cometido". "Esta gente hizo votar a personas sin recibos de sueldo y por eso votó gente que no tiene nada que ver con la industria, con más de mil compañeros que no trabajan en el sector petrolero y eso lo comprobamos antes y después de las elecciones" denunció, y lo sostuvo ante presentaciones en la cartera laboral.

Las denuncias no tuvieron el curso esperado por Fernández, pero el petrolero remarcó que lo corroboraron el mismo día de la votación.

"No le dieron la certificación de autoridades al sindicato para que puedan utilizar los fondos, porque tenían las cuentas congeladas, pero ahora pasamos a la Cámara Nacional del Trabajo y allí deben resolver porque es un ente superior", precisó.

Según la Dirección Nacional de Asociaciones Sindicales, el 1º de abril rechazaron las impugnaciones presentadas por la lista Naranja, casi tres meses después del acto eleccionario, y extendieron el certificado de autoridades.

En el dictamen que desestimó las denuncias de la Lista Naranja se detallaron las denuncias de la Lista de Fernández.

Señaló que jamás se les entregó el padrón y que…”el día de las elecciones

aparecieron con uno que no cumplía con todos los requerimientos del Estatuto, además destaca que “la Junta

Electoral del Sindicato de Caleta Olivia hizo votar a varias personas que no figuraban en el padrón definitivo”.

Manifestó además que “en la ciudad de Las Heras a las 8:00 am, por una controversia entre la Lista Azul y la Lista Naranja que no nos poníamos de acuerdo en la forma de votar la primera decía con DNI sólo y nosotros con DNI y recibo de sueldo ya que nos apoyábamos en el estatuto que decía que los que tienen menos de 6 meses de afiliación no pueden votar y también lo valida un decreto anexo de la Ley de Asociaciones Sindicales. Por lo tanto fuimos a un laudo superior con la veedora del Ministerio de Trabajo que hace un impasse de una hora hasta las 9:00 am que tendríamos la resolución de DNAS de Buenos Aires y que nosotros estábamos dispuestos a acatar, en un momento de descuido porque había un pacto de caballeros implícito, el representante de la Junta Electoral dio la orden a las 08:45 am de dar inicio a las elecciones ninguneando a DNAS, el Ministerio de Trabajo local y nuestros representantes”.

 

"ME QUIREN SACAR"

Fernández abundó que lo quieren correr del sindicato por su postulación y posteriores denuncias, y que incluso buscan desafiliarlo del sindicato. "Me quieren sacar del medio porque no quieren que yo siga con las acciones legales ni que siga trabajando en la industria, porque soy el único que dice las cosas" advirtió, y añadió: "Quieren tener la gente con miedo y que nadie diga nada, como por ejemplo cómo están los compañeros en el yacimiento".

Ese "miedo" se justifica: varios de sus compañeros que integraron la lista Naranja no eran llamados a trabajar y se quedaban en sus domicilios, percibiendo la mitad del salario (y sin beneficios como la vianda y horas extras) situación que sucede con varios petroleros, él incluido.

Cuando estuvo detenido recibió una intimación por parte de Clear Petroleum para que se presente a trabajar en el lapso de 48 horas, cuando nunca antes habían requerido su presencia en la empresa.

"No me subieron (al campo) y me mandaron ese telegrama siendo que nunca me habían llamado a trabajar. Ahora, en libertad, mandé carta documento diciendo que estoy a disposición pero no me llamaron", contó.

 

POR QUÉ LO DETUVIERON

En base al parte policial, Fernández fue detenido el 12 de abril y ya le pesaba un pedido de captura.

Días antes, Pablo Méndez, referente del Sindicato Petrolero de Las Heras, había denunciado que balearon su domicilio y camioneta en Las Heras.

Según Fernández, le hicieron una "cama" para implicarlo y lo denunciaron por un delito que no cometió, que fue amenazas con un arma de fuego y supuestos disparos a la camioneta del dirigente petrolero.

Luego de la denuncia en su contra Fernández se esconde en una vivienda particular. Avisa a su abogada, quien pone en conocimiento a la policía para que lo vayan a buscar, ya que en cercanías a la casa había decenas de personas presuntamente del Sindicato que lo estaban buscando.

Por temor a que le suceda algo se entrega, ya que ese día varias camionetas presumiblemente del sindicato petrolero y particulares lo andaban buscando.

La Justicia ordena allanamientos pero de acuerdo a su abogada patrocinante no encuentran ni el arma, ni balas 9 mm que fueron extraídas de la camioneta de Méndez que había sido baleada.

"Mi señora denunció que pasaban afuera de su casa y tuvieron que poner custodia policial afuera de la vivienda de mi madre", acusó Fernández.

COMENTÁ