Todavía en investigación

Trasladaron el cadáver de Las Heras a la morgue de Puerto Deseado

Los forenses iban a someterlo este miércoles a un minucioso estudio para establecer fehacientemente las causas de su deceso, pero todos los indicios que rodean a su hallazgo dan cuenta que se trata de un joven que fue asesinado y enterrado en una zona de canteras.

Lugar donde encontraron el cuerpo.
Lugar donde encontraron el cuerpo.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Oficialmente aún no fue identificado dado que el cuerpo se encuentra en avanzado estado de descomposición, pero son altas las probabilidades de que se trate de Iván Esteban Martinovich de 28 años, quien figuraba desde el 7 de octubre de este año en la lista de Unidad de Coordinación de Personas Extraviadas que depende del Ministerio de Desarrollo Social del gobierno santacruceño.

Otro vecino de Las Heras que también está desaparecido, desde el 5 de noviembre, es Julio Rubén Galeano de 36 años, pero ambos casos no tendrían relación entre sí, según consignaron fuentes policiales a El Patagónico.

Las presunciones de que el cadáver hallado sea el de Martinovich se basan en que su hermana Alexandra habría recibido varios mensajes de otras personas dando cuenta que Iván había sido asesinado y su cuerpo enterrado en una zona de canteras cercana a la Ruta N°43 donde hay un santuario del Gauchito Gil.

Las investigaciones fueron llevadas adelante por personal de la Comisaría Seccional Segunda a cargo del comisario Fidel Gutiérrez y se sabe que los rastrillajes se habían iniciado hace varios días, pero nada se encontraba.

Por ello se requirió el apoyo de la División Canes de Río Gallegos que aportó un sabueso entrenado en la búsqueda de restos humanos.

Casi entrada la noche del lunes, el animal “marcó” un sitio donde finalmente fue ubicado cuerpo enterrado a poca profundidad. Sobresalía levemente la cabeza que había sido parcialmente comida por especies carroñeras.

Esa noche se dejó una consigna para preservar el lugar del hecho y ayer martes se convocó a un forense y personal de la División Criminalística, constándose que la data de muerte sería de unos dos meses, lo que coincidía con la fecha de desaparición de una de las personas buscadas.

Este miércoles se continuó inspeccionando minuciosamente los alrededores en búsqueda de pistas que pudieran identificar e incriminar al o los homicidas.

Las fuentes consultadas por este medio también revelaron que las vestimentas de la víctima coincidían con las que por última vez llevaba puestas Martionvich, el cual se ganaba la vida realizando algunas changas y habría tenido una discusión con un individuo de la comunidad zíngara.

Por ahora, hasta tanto no se conozca el resultado de la autopsia, no se sabe si el cuerpo presenta algún impacto de bala, golpes o lesiones de arma blanca, pero la policía prosigue con las investigaciones y espera confirmación de identidad, en tanto ya posee el nombre de un sospechoso por este siniestro homicidio. (Fuente y foto: El Patagónico)

COMENTÁ