Causa judicial

Secta en Buenos Aires: 19 miembros procesados

La justicia avanzó sobre los sospechosos acusados de "trata de personas con fines de explotación sexual" y "asociación ilícita destinada a cometer delitos".

COMPARTÍ ESTA NOTA

El juez Ariel Lijo dispuso esta semana el procesamiento de 19 imputados por los delitos de "asociación ilícita destinada a cometer delitos" y "trata de personas con fines de explotación sexual" en el marco de la causa contra la Escuela de Yoga de Buenos Aires (EYBA), que operaba en el barrio porteño de Villa Crespo.

Fuentes judiciales informaron este jueves que a 14 de los 19 imputados se les dictó el procesamiento con prisión preventiva; a cinco, sin preventiva pero con "cauciones reales de $ 300.000 y $ 500.000; y a uno de los médicos de la Clínica CMI Abasto, se le dictó la "falta de mérito para procesarlo o sobreseerlo".

 

También se trabó el embargo de todos los procesados hasta cubrir la suma de entre $ 1.200.000.000 o $ 400.000.000, ya sea en dinero o bienes.

Según la resolución, se "logró probar el funcionamiento de una organización coercitiva que, bajo la apariencia de 'Escuela de Yoga Buenos Aires'", se dedicaba a captar personas mediante engaños o en situaciones de vulnerabilidad, tanto por ser menores de edad como por sus graves problemas de adicciones, de salud, diferentes tipos de violencia y situaciones de crisis.

 

Todas las situaciones fueron aprovechadas por la organización para lograr obtener la confianza de sus víctimas con la promesa de sanación, pertenencia y contención.

Además, según los documentos legales, "se probó un proceso de captación (despersonalización) e instrumentalización de las personas, que constaba del alejamiento de su ámbito familiar y la asignación de una nueva 'familia' dentro de la organización para integrarlos en forma plena, incluso proveyéndoles de un nuevo hogar dentro de la sede central y otorgándoles un trabajo".

 

"A lo largo de un largo y complejo proceso de despersonalización y explotación, a través de métodos de coacción física y psicológica, lo que lograban era el sometimiento total de las víctimas a su voluntad", se lee en el fallo del juez Lijo.

Juan Percowicz, quien fue acusa de ser el jefe de la asociación, "hacía alarde de su sabiduría y sus poderes divinos, desarrolló una compleja vertiente adoctrinante, formada por una estructura filosófica basada en literatura clásica, religiosa y espiritual, que conforma el esqueleto sobre el que se sustentan todas las prácticas de coacción física y psicológica de la Escuela como las tareas sexuales exhibicionistas, las 'curas de sueño', el aporte mensual por medio de 'sobres', entre otros”.

COMENTÁ