La alarma los asustó

Se llevaron el cambio

En la noche del martes, desconocidos ingresaron a una carnicería de calle Lisandro De la Torre al 400, cuando la alarma empezó a sonar. Solo se llevaron el cambio que había en la registradora. Además, se investiga el robo de un departamento de la misma calle.

El robo en la pollería ocurrió en la noche del martes.
El robo en la pollería ocurrió en la noche del martes.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El personal de la Comisaría Segunda y del Servicio Especial de la misma se encuentran abocados a esclarecer dos robos que tuvieron lugar en su jurisdicción.

El primero de ellos ocurrió en la última hora del martes, cuando el personal policial fue informado por sus pares del Comando Radioeléctrico que había saltado la alarma de la pollería “Sur Aike”, ubicada en calle Lisandro De la Torre al 400, por lo que rápidamente se dirigieron al lugar.

A su llegada, los uniformados se encontraron con el vidrio de la puerta destruido y en el interior un desorden y hasta un bolso.

En esos momentos llegó el propietario del local comercial, quien ingresó junto a los policías y sólo constató el faltante del dinero que tenía en la caja registradora, que sería utilizado al inicio de la jornada laboral como cambio. Al parecer, los sujetos ingresaron con intenciones de sustraer mercadería, pero cuando sonó la alarma se habrían asustado y salieron corriendo, dejando un bolso.

En el lugar se solicitó la presencia del personal de la División Criminalística, quienes realizaron las pericias del caso, mientras que los efectivos del Servicio Especial de la dependencia, revisaron las cámaras de seguridad del lugar y cercanías.

 

Se llevaron electrónicos

El segundo hecho que investigan ocurrió en horas del mediodía, pero en un departamento de calle Lisandro De la Torre al 100, donde desconocidos ingresaron previo a forzar la puerta y sustrajeron un televisor de 32 pulgadas, una notebook y una plancha de cabellos, dejando un desorden generalizado en el interior.

El morador cuando llegó a su domicilio, se llevó la sorpresa y solicitó la presencia del personal de la Comisaría Segunda, que se presentaron en el lugar y dialogaron con el damnificado, quien les contó lo sucedido.

Allí, al igual que en el caso anterior, se hicieron presentes los efectivos de la División Criminalística, que realizaron las pericias del caso.

En tanto los policías procedieron a indagar entre los vecinos y locales aledaños si alguien vio o escuchó algo en horas de la mañana.

Por ambos hechos se dio intervención al Juzgado de Instrucción de turno, de donde se dispuso que las investigaciones continúen a cargo del personal de la dependencia.

Los peritos trabajaron en el departamento que fue blanco de los delincuentes.

COMENTÁ