Descartaron botellas de cerveza

Se estrellaron contra una pared

Cuatro jóvenes transitaban en un rodado Citroën C3, cuando en un momento determinado el conductor del mismo perdió el control y se estrellaron contra la pared de una vivienda. Los cuatro ocupantes fueron hospitalizados y uno de ellos sufrió lesiones graves

El auto terminó con importantes daños en el frente. (Foto: C.G.)
El auto terminó con importantes daños en el frente. (Foto: C.G.)
COMPARTÍ ESTA NOTA

En la noche del martes, el personal de la Comisaría Tercera fue informado, por sus pares del Comando Radioeléctrico, que eran solicitados en la esquina de la avenida Ballardini y calle Silvia Estévez, debido a que había una colisión con personas heridas.

A su llegada los policías observaron que el choque había sido protagonizado por un rodado Citroën C3, el que era conducido por un joven de 21 años, quien se acompañaba de dos más, con la misma edad y una mujer de 19 años.

Cabe señalar que, el conductor al perder el control del rodado, terminó estrellado contra la pared de una casa ubicada en esa esquina, derribando parte de la pared.

Los policías dialogaron con los ocupantes y todos manifestaron tener dolencias por lo que se solicitó una ambulancia para que los asistiera.

Cuando llegaron los médicos, asistieron a los cuatro ocupantes del rodado, y los llevaron hasta el Hospital Regional, donde recibieron las curaciones, siendo posteriormente revisados por el médico policial, quien certificó que los tres jóvenes sufrieron lesiones de carácter leves, por lo que fueron dados de alta a las pocas horas. En cuando a la chica, ella sufrió heridas graves, por lo que quedó internada en la sala de observaciones.    

Cabe señalar que, en el lugar se hizo presente el personal de Tránsito Municipal, que le realizaron el test de alcoholemia al conductor, el cual arrojó resultados positivos, teniendo 9.09% de alcohol en sangre, por lo que se procedió a secuestrar el vehículo. De acuerdo a lo que pudo conocer TiempoSur, el rodado pertenecería al Obispado de Río Gallegos, y se lo habrían prestado al conductor para que buscara a una amiga.

Además, los policías solicitaron la presencia de los peritos de la División Accidentología Vial.

Durante las pericias, los peritos encontraron dos botellas de cerveza cerradas que, según el dueño de casa, él habría visto cuando los ocupantes del Citroën se descartaban de las mismas.

Posteriormente, llegó al lugar un hombre de 60 años, quien manifestó que el rodado se lo habían prestado al conductor para que buscara a la chica, y además manifestó que pertenecía al Obispado.    

Una vez finalizadas las pericias, los inspectores de tránsito procedieron a secuestrar el rodado.

Por el hecho se dio intervención al Juzgado de Instrucción de turno, de donde dispuso que el conductor establezca domicilio y se esperaba que los acompañantes fueran a brindar su declaración testimonial.

Tras el impacto el auto derribó parte de la pared. (Foto: C.G.)

 

El auto fue secuestrado por el personal de Tránsito. (Foto: C.G)

COMENTÁ