Indignante

“Pegale un tiro que es rati”, lo golperaron brutalmente, drogaron a sus perros y lo asaltaron

El brutal robo a un subcomisario de la Policía Bonaerense ocurrió en una finca de La Plata por la noche, cuando drogaron a sus mascotas para poder ingresar a la vivienda.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Un subcomisario de la Policía Bonaerense arribaba a su casa de La Plata cuando fue sorprendido por un grupo de delincuentes que irrumpieron en su casa tras drogar a sus mascotas, y lo atacaron brutalmente. Sin embargo, cuando los malechores vieron su credencial y su arma reglamentario todo se agravó.

"Pegale un tiro que es rati”, le dijo uno de los delincuentes al efectivo alrededor de las 23 hs de este miércoles en su vivienda ubicada en Arturo Seguí, en el partido de La Plata. Aún se encuentran investigando como los delincuentes ingresaron al lugar.

Como si fuera poco, los malechores encapuchados drogaron también a las mascotas de la víctima para poder ingresar y así, poder esperarlo dentro. Los responsables del robo sorprendieron al efectivo policial, que estaba vestido de civil en el patio de la vivienda.

Tras resistirse, el hombre recibió varios culetazos y luego lo ataron mientras le exigían que entregue todas sus pertenencias, según informó el portal 0221.com.ar. Fue en ese momento, que los hombres armados descubrieron la credencial del policía y su arma reglamentaria 9mm Bersa Thunder y un integrante de la banda gritó: “Pegale un tiro que es rati”.

Afortunadamente, el delincuente no disparó y el resto de la banda continuó desvalijando la vivienda. Los malechores robaron objetos de valor de la vivienda, drogaron a los perros del dueño y escaparon sin dejar rastros.

Minutos después del asalto, el policía pudo desatarse liberarse y dar aviso a sus colegas. Los efectivos del Comando de Patrulla de La Plata y de la Comisaría 12ª llegaron al lugar y, si bien se montó un operativo cerrojo, en la mañana de este viernes no habían podido dar con la banda de delincuentes, que continúa siendo buscada por la zona. A su vez, personal del SAME atendió a la víctima que presentaba varios golpes que no pasaron a mayores.

COMENTÁ