Por plantar pruebas

Marcos Herrero a juicio

Está acusado de: falsa denuncia, falso testimonio, encubrimiento y usurpación de títulos y honores, y enfrenta una condena de entre seis meses y veinticinco años de cárcel.

Herrero junta a su can “Yatel” en Río Gallegos buscando a Marcela López.
Herrero junta a su can “Yatel” en Río Gallegos buscando a Marcela López.
COMPARTÍ ESTA NOTA

El hombre está imputado y con prisión preventiva por plantar pruebas en el caso de la desaparición de Viviana Luna. Lo acusan de varios delitos.

Este martes finalizó la investigación que se realizaba a Marcos Herrero, el adiestrador de perros imputado y detenido por plantar pruebas en el caso de la desaparición de Viviana Luna. El hombre afirmó encontrar un cráneo en la zona en la que se buscaba a la mujer y generó revuelo.

Gustavo Pirrello, fiscal de Homicidios, elevó su causa a juicio y notificó a la defensa para que comience a prepararse en lo que resta del proceso. Herrero está acusado de: falsa denuncia, falso testimonio, encubrimiento y usurpación de títulos y honores, y enfrenta una condena de entre seis meses y veinticinco años de cárcel.

El adiestrador de perros se encuentra preso e imputado desde diciembre y, en enero, recibió el beneficio de la detención domiciliaria. Sin embargo, la fianza se fijó en casi medio millón de pesos y Herrero no alcanzó a reunir el dinero. Por este motivo, se encuentra en la Penitenciaría de San Felipe, en Ciudad.

Hace unas semanas, uno de los hijos de Viviana Luna declaró a su favor en una de las causas que se investigan. El joven afirmó que “no se sintió estafado por Herrero” al pagarle por sus tareas de rastrillaje. De esta manera, esa calificación cayó.

Marcos Herrero fue contratado por la familia de Luna para que colaborara con la investigación de la mujer que fue vista por última vez en diciembre de 2016. Durante los primeros rastrillajes que realizó, el ex policía sostuvo haber encontrado restos óseos y escritos en los cuales daban cuenta de una supuesta red de trata de la que habría sido víctima la mujer.

Debido a que la zona ya había sido rastreada en varias oportunidades por los investigadores, las sospechas comenzaron a posarse sobre el adiestrador. El resultado de las pericias, además, confirmaron que los restos eran de un hombre y formaban parte del mismo cuerpo de huesos encontrados en Santa Cruz en otro rastrillaje donde Herrero participó. (Fuente: MDZ)

COMENTÁ