Toma de rehenes

La Suboficial se encuentra detenida

Se trata de la suboficial con prestación de servicio en la Unidad Operativa de Chimen Aike, que en la tarde del lunes tomo de rehenes a sus hijos para no ser detenida. A la mujer se le imputó el delito de atentado y resistencia a la autoridad, toma de rehenes, desobediencia y por desobedecer a un superior. 

La policía continúa detenida por varios delitos.
La policía continúa detenida por varios delitos.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Ayer se conocieron algunos datos de los trabajos realizados por el personal de la Comisaría Sexta, en la causa que tiene como imputada a una Suboficial de policía, quien en la tarde del lunes se atrincheró en su casa junto a su pareja y sus dos pequeños hijos.

La mujer fue llevada a la Comisaría donde fue aprehendida y trasladada al Hospital Regional, donde se la revisó y desintoxicó, ya que al parecer no sólo habría ingerido bebidas alcohólicas.

De acuerdo a fuentes policiales consultadas por TiempoSur, los uniformados realizaron dos causas, la primera contra la pareja de la mujer, quien le habría cortado la mano a la madre de la policía, por lo éste se encuentra con una causa en la Comisaría de la Mujer y La Familia, quienes esperan que, en las próximas horas, lo llamen a prestar declaración indagatoria.

La segunda causa, la instruye la Comisaría Sexta contra la Suboficial, y a ella luego de ser dada de alta se le notificó que se le imputan los delitos de “atentado y resistencia a la autoridad, Inf. a la Ley N°23.956 y a los Artículos 239, 238 y 237 del C.P.A.”.

 

Delitos que se le imputan

Cabe señalar que la Ley Nº23.956, fue aprobada en la Convención Internacional contra la toma de Rehenes Adoptada por la Asamblea General de la O.N.U.

Se considera que toda persona que se apodere de otra (que en adelante se denominará "el rehén") o la detenga, y amenace con matarla, herirla o mantenerla detenida a fin de obligar a un tercero, a saber, un Estado, una organización internacional intergubernamental, una persona natural o jurídica o un grupo de personas, a una acción u omisión como condición explícita o implícita para la liberación del rehén, comete el delito de toma de rehenes en el sentido de la presente convención.

De acuerdo a los establecido por la ONU, se considera a toda persona que intente cometer un acto de toma de rehenes, o participe como cómplice de otra persona que cometa o intente cometer un acto de toma de rehenes, comete igualmente un delito en el sentido de la presente convención.

En cuanto a los Artículos mencionados, los mismos engloban los delitos de desobediencia y desobediencia a un superior, ya que la mujer es funcionaria policial y no acató las órdenes impartidas por su superior durante las negociaciones.

La mujer continúa detenida y se espera que sea llamada a presentar declaración indagatoria por el Juzgado de Instrucción N°3.

 

El hecho

Todo comenzó cerca de las 16:30 del lunes, en una casa de calle Héctor Ciselli al 900 donde había problemas familiares.

En el lugar se hizo presente personal del 101 y de la Comisaría Sexta, quienes se encontraron con una mujer que estaba en la puerta de la casa y con una herida cortante en una de sus manos, por lo que la llevaron a la dependencia y allí recibió las curaciones del caso.

Según pudo conocer TiempoSur, la mujer habría manifestados que en la casa se encontraba su hijo, su hija que es policía y el yerno, los tres habrían estado ingiriendo bebidas alcohólicas y al acabársele, llamaron a la mujer para que les llevara más.

La mujer fue y le reclamó que estuvieran bebiendo delante de los nenes, por lo que comenzaron a discutir y en un momento dado, los dos hombres comenzaron a pelear, la mujer se metió y terminó con un corte en la mano, por lo que se retiró del domicilio junto a su hijo y llamó a la policía.

Con el correr del tiempo, una oficial que presta servicio en la Unidad Operativa de Chimen Aike, se presentó en el domicilio, que la mujer, suboficial también presta servicios en la misma, fue quien comenzó a mediar con ella para que saliera con los chicos, que hasta ese momento habían presenciado todo y se encontrarían asustado.

La suboficial no cesaba con su accionar, por lo que se solicitó la presencia del negociador de la División Fuerzas Especiales, que junto a su personal se hizo presente en el domicilio.

El negociador comenzó a dialogar con la mujer, pero su pareja no permitía el diálogo, entorpeciendo el trabajo policial.  En un determinado momento de la negociación, el policía a cargo de la misma, logró sacar a una nena de unos 9 años, quien fue llevada a un vehículo de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, quienes la contuvieron. Horas más tarde la suboficial salió de la casa con el nene en brazos y no quería darle al pequeño de 5 años, hasta que la convencieron y la subieron al patrullero.

COMENTÁ