Por amenazas

La policía incautó un rifle

El hecho ocurrió en el puesto “El Diablo” de la ciudad de Río Gallegos. Las actuaciones del caso estuvieron a cargo del personal de la Unidad Operativa Güer Aike.

Arma secuestrada
Arma secuestrada
COMPARTÍ ESTA NOTA

En el transcurso de la tarde del miércoles alrededor de las 16:30, se llevó a cabo un operativo policial en la ciudad de Río Gallegos.

El mismo se protagonizó en las inmediaciones del puesto “El Diablo” a 40 kilómetros de la ciudad.

En el lugar del percance fue solicitada la presencia del personal de la División Unidad Operativa Güer Aike dependiente de la Dirección General de Policía Caminera.

Cabe aclarar que el aviso a las autoridades fue realizado por un hombre que indicó que recibió amenazas de muerte.

Al arribar al sitio anteriormente mencionado, los efectivos de policía constataron la veracidad de los hechos y procedieron a dialogar con el hombre para saber qué fue lo que había pasado.

Según información que pudo recabar TiempoSur por medio de las autoridades policíacas, el capataz de la Estancia “Bella Vista” se había dirigido junto a un peón hacia el puesto “El Diablo”.

Asimismo, se pudo saber que ambas personas se encontraban llevando mercadería al puestero del lugar.

Sin embargo, el sujeto se tornó agresivo con el hombre amenazándolo verbalmente.

Seguidamente el puestero precisó que si no se retiraban iba a ingresar a dicho lugar por su rifle.

Posteriormente a esto, el administrador de la estancia decidió trasladar al causante hasta la ciudad cuando fueron demorados por los uniformados de la Unidad Operativa.

Ante esto, las autoridades procedieron a la identificación de dos hombres mayores de edad que circulaban en una camioneta marca Ford-100.

Inmediatamente, los numerarios dieron intervención el Juzgado de Primera Instancia de Instrucción Nº1 que dispuso la requisa vehicular.

Dicho procedimiento consistió en la inspección ocular, secuencia fotográfica y toma de huellas.

Finalizada la labor, la policía procedió al secuestro de un rifle automático calibre 22 con dos cartuchos.

Por último, se supo que por directivas del magistrado interviniente el agresor fijó domicilio.

COMENTÁ