Córdoba

Joven mató a su sobrino a machetazos: Habría sido un brote psicótico

La madre y su abuela quedaron internadas, graves. El homicida fue trasladado a un centro de salud mental.

COMPARTÍ ESTA NOTA

El brutal ataque que se produjo el sábado en el barrio Kairos, conmociona a la ciudad de CórdobaEric Van De Velde asesinó a machetazos a su sobrino e hirió de gravedad a su madre y a su hermana. El homicida fue detenido y los vecinos, que tuvieron que intervenir para hacerlo cesar en su accionar, intentaron lincharlo.

En el lugar no se encontraron drogas. Tampoco existen testimonios que sugieran que el sujeto de 29 años padecía algún tipo de adicción. En cambio, los inquietantes mensajes que dejaba en sus redes sobre venganza, destrucción y muerte alimentaron la hipótesis de un posible brote psicótico y el homicida fue trasladado a un centro de detenidos con trastornos.

Una fuente cercana a la causa indicó a La Voz que Van De Velde fue imputado por los delitos de homicidio simple y lesiones graves y lesiones leves calificadas, y quedó detenido en el Centro Psíquico Asistencial (CPA) de la Justicia provincial. En tanto, las dos mujeres que sobrevivieron al brutal ataque, permanecen internadas en terapia intensiva, con pronóstico absolutamente reservado.

El sobrino de Van De Velde tenía 12 años y el día del brutal ataque había ido con su mamá de visita a la casa del acusado y cuando se desató la locura no tuvo ninguna chance de defenderse. “Fue un espanto. Un espanto. Una cosa inenarrable...”, comentó otro vocero que trabajó en la escena. Santiago Palacios fue trasladado de urgencia al Hospital Tránsito Cáceres, pero los médicos no pudieron salvarlo debido a la gravedad de las heridas.

 

La salud mental de Van de Velde se convirtió por estas horas en el eje de la causa que lleva adelante el fiscal Cristian Griffi, del fuero de violencia familiar, a cargo del caso. En ese sentido, será clave el resultado del peritaje interdisciplinario de psicólogos del Poder Judicial al imputado para conocer si padece algún tipo de trastorno psiquiátrico.

A su vez, los estudios permitirán establecer si el detenido comprendió sus actos y si es imputable, conclusiones que son determinantes para el avance de la investigación.

 

Van de Velde tiene 29 años. Aunque no se le conoce ningún trabajo reciente ni estudios, se lo veía con frecuencia en un templo evangélico de la zona donde vivía con su madre, Norma Cejas, en una vivienda ubicada en la calle Ushuaia al 3000.

“Su padre vivía en la zona. Años atrás, según trascendió de fuentes familiares, había sacado al muchacho de un neuro en Buenos Aires y se lo trajo a Córdoba”, comentó la fuente al mismo diario local, y completó: “Estamos tratando de confirmar si además estuvo un tiempo como soldado voluntario”.

COMENTÁ