Estafa

Joven denunció que re robaron por Tinder 4.5 millones de pesos

La denuncia policial se hizo en Puerto Madryn por un hombre de 25 años que le habría enviado esa fortuna a una tal Leila que conoció por la aplicación de citas.

COMPARTÍ ESTA NOTA

La serie documental “El estafador de Tinder” sigue siendo una de las más vistas en Netflix. Como se sabe, aborda la historia de Simon Leviev, quien se hacía pasar por millonario para estafar mujeres que contactaba a través de la aplicación de citas.

Sin embargo, situaciones similares se repiten una y otra a lo largo y ancho del mundo, con personas de ambos sexos que son estafadas por otras con las cuales, eventualmente, llegan a tener un “amor virtual”.

Incluso pasa en la Argentina, y también en Chubut, provincia patagónica donde un joven de 25 años aseguró haber sido estafado por una mujer que se hace llamar Leila y a quien, como prueba de su amor, le entregó 4,5 millones de pesos.

 

El “romance” -primero a través de Tinder, donde la conoció, y luego por Whatsapp- duró tres años, lapso durante el cual el joven residente en Puerto Madryn le envió dinero por diferentes medios a Leila, sin que llegara nunca a conocerla en persona.

Ella me comentó cosas de su vida. Me dijo que había sido abandonada por dos maridos y que tenía tres hijos que mantener. Yo en principio accedí a ayudarla enviando dinero por distintos montos; con el tiempo esto era más frecuente porque sentía que el vínculo era más cercano, más allá de ser virtual”, relató la víctima en su denuncia policial.

Y aseguró que “durante estos últimos tres años le giré alrededor de 4.500.000 de pesos. El dinero decidí enviárselo dado que ella me contaba los problemas por los que pasaba, que eran generalmente relacionados a la mantención de sus hijos, alquiler de vivienda o cuotas que tenía que pagar”.

A pesar de que no la conocía y solo sabía que se llamaba -o se hacía llamar- Leila, el joven siguió mandándole dinero (generalmente por Western Union) a la mujer -o a quien decía ser mujer-. El engaño parecía no tener fin.

 

“Me dijo que había sacado un préstamo, que no podía pagarlo y que había personas que le habían atacado la casa a tiros por no pagar. Leila me pasó el teléfono y yo hablé con el prestamista, para pedirle un tiempo para conseguir la plata. Recuerdo que le envié ese dinero para que Leila pague el crédito; sin embargo, yo estuve averiguando y me enteré que ella se había hecho una cirugía de pecho”, continuó la víctima en su denuncia.

“Hace una semana ella me escribe y me dice que había accedido a un préstamo, que debía pagárselo. Ante mi negativa, recibo mensajes que me dicen que si no pago iba a sufrir las consecuencias, por lo que lo hablé con mis padres y decidí radicar la denuncia”, concluyó el joven, quien efectivamente formalizó la denuncia ante las autoridades policiales.

Ahora, todo está en manos de la División de Investigaciones, cuya tarea primaria es ubicar a Leila, si es que existe.

COMENTÁ