Juicio por la muerte de Matías Ríquez

Jaramillo fue condenado a tres años

 “Volvieron a matar a Matías” manifestó Viviana Hernández, mamá de Matías Ríquez, luego de escuchar la sentencia que le impuso el Tribunal Oral a Braian Jaramillo, quien cumplirá la condena en libertad y deberá seguir algunas pautas para hacerlo.

Viviana Hernández escuchó el fallo en el hall de la Cámara Criminal.
Viviana Hernández escuchó el fallo en el hall de la Cámara Criminal.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Durante el mediodía de ayer, el Tribunal Oral de la Cámara Criminal de la Primera Circunscripción de Río Gallegos dio a conocer la sentencia por el juicio que se realizó la semana pasada en contra de Braian Gonzalo Jaramillo, acusado del delito de homicidio culposo agravado por ser consecuencia de la conducción imprudente de un vehículo automotor.

Cabe recordar que la Fiscalía en sus alegatos solicitó una pena de 4 años de prisión de cumplimiento efectivo, pero esto no fue así, ya que el Tribunal presidido por el Dr. Joaquín Cabral, lo condenó a la pena de tres años en suspenso. 

En los fundamentos de la sanción que se impuso, el fallo manifiesta que al considerar la pena solicitada por el acusador público a la que adhiere la querella, surgen serias observaciones que apartan el acto acusatorio de lo debidamente ordenado en función de la naturaleza jurídica.

De acuerdo a lo que dice el fallo, cuando el Fiscal al pensar el monto de la pena a imponer al enjuiciado, recomendó no perder de vista que las víctimas eran Matías, su madre, su pareja y su hijo Francisco y no Braian Jaramillo, ellos viven una situación complicada, grave y sensible, un duelo que se elabora en el tiempo, y asumiendo la causa como propia, se puso en el lugar de la familia y de Francisco que por la edad que tiene, recién se está dando cuenta que no tiene padre, por estos motivos solicita se condene a Jaramillo a la pena de cuatro años de prisión de cumplimiento efectivo.

Luego explica que la pena es la consecuencia lógica del delito, consiste en la privación de un bien por la concreción de una infracción legal. Sus fines son la retribución, la prevención y la rehabilitación.   

Siguiendo estos parámetros conceptuales, es imposible sostener como parámetros de medición punitiva los sentimientos o sensaciones personales para fundar y justificar el monto punitivo, tal valoración debe ser la resultante de un razonamiento lógico y objetivo basado en las pautas que expresamente fija la ley.

Lectura de escrito

Para ir finalizando en el fallo, él hace referencia al escrito que fuera leído por la madre de Matías Ríquez, Viviana Hernández, en oportunidad de intervenir en la audiencia al amparo de la Ley de Víctimas donde realiza una serie de apreciaciones y graves acusaciones contra el sistema judicial y sus operadores, corresponde y así se ordena, poner a disposición de la acusadora las presentes actuaciones para que procesa a seleccionar las piezas procesales que considere necesarias y útiles e impulsar la investigación dentro del ámbito administrativo-judicial correspondiente.

Para posterior finalizar, en virtud de la deliberación la Cámara en lo Criminal de la Primera Circunscripción Judicial, falla:

1- Condenar a Braian Gonzalo Jaramillo a la pena de tres años de prisión de cumplimiento en suspenso y a diez años de inhabilitación especial para conducir vehículos automotores de cualquier tipo, por considerarlo autor penalmente responsable del delito de Homicidio Culposo Agravado por haber sido ocasionado por la conducción imprudente y antirreglamentaria de un vehículo automotor.

2- Imponer a Braian Jaramillo por el término de tres años, el cumplimiento de las siguientes normas de conducta: Fijar residencia y someterse al cuidado del patronato de liberados y excarcelados de la provincia de Santa Cruz. Abstenerse de usar estupefacientes y/o abusar del consumo de bebidas alcohólicas.

3- Hacer saber al imputado que deberá dar cumplimiento a las reglas de conducta impuestas, bajo apercibimiento de revocársele el beneficio de la condicionalidad.

4- Poner a disposición de la querellante Viviana Hernández las presentes actuaciones para que seleccione las piezas que considere útiles y pertinentes para formular las respectivas presentaciones en el ámbito administrativo-judicial, por ser el espacio donde deben ser denunciados actos y hechos expuestos en la carta de la acusadora.  

“Mataron a Matías de nuevo”

Así les manifestó a los medios de comunicación presentes Viviana, mamá de Matías, quien además aseguró que “con estos actos así seguimos diciendo que es un crimen perfecto, porque no tenemos cárcel para los asesinos al volante”.

“La verdad que yo vine con mucha fe, fueron muchos años de lucha y quedamos en esto”, aseguró y al ser consultada por si se sentía defraudada, comentó: “Sí porque, como dije muchas veces, este es un acto de no valor a la vida y si no juzgamos los actos de no valor a la vida, no llegamos a nada y como se los dije al Tribunal en su momento, era la oportunidad que tenía para que la justicia sea honorable, poderosa y efectiva y acá no lo está, lamentablemente no está”.

Más adelante dijo: “Ojalá que nunca les toque estar en el lugar que estamos nosotros”, momento en que fue consultada por si apelaría la sentencia y Viviana aseguró: “Esto se termina acá, por una cuestión de paz para la familia y todos”. “Ya está, fueron cinco largos años de lucha para que termine en esto, con un fallo de tres años libre, mientras yo voy a vivir toda la vida sin Matías y Francisco sin Matías”, concluyó entre lágrimas.  

 

Braian Jaramillo deberá cumplir medidas durante tres años.

 

Viviana fue acompañada por familiares e integrantes de Estrellas Amarillas.

 

Entre llantos acompañaron a Viviana y su familia.

 

Para Viviana no hubo justicia por la muerte de Matías.

 

“Somos una familia que quiere justicia”

Viviana realizó la lectura de un texto en el cual se dirige al Tribunal y al Fiscal, el cual empieza diciendo: “Hoy después de cinco largos años, estamos acá en este juicio, el tan ansiado juicio, porque estuvimos cinco años peregrinando, mendigando por juzgados, secretarías y mil oficinas, que sólo ustedes saben cómo se llaman, sumarle al dolor y a la impotencia, la falta de respeto que me hicieron sentir muchas veces.

Se los digo, porque parece que no se dan cuentan o no empatizan con nosotros, no tienen idea el dolor de perder un hijo, perdón, yo no perdí a mi hijo, lo mataron y no se imaginan lo que pasa cuando después de este proceso largo y doloroso, lo vuelven a matar.

Queremos paz y alivio a nuestros corazones, por eso exigimos justicia.

Cada acto que realizamos en esta vida, tiene consecuencias, en este caso en particular, alzamos la voz en el pedido de justicia porque Matías ya no está, y ya no puede expresarse, porque Matías no eligió morir ese 25 de diciembre, porque Matías tenía metas y proyectos, porque Matías era el papá de Francisco y quería una vida con él. 

¿Pero saben qué señores Jueces, señor Fiscal? Jaramillo decidió por Matías ese 25 de diciembre, él decidió correr con su auto a 150 km/h, sin valorar su propia vida, ni la de su amigo, y ni la de terceros, no le importó nada, y acá están las consecuencias, Matías falleció en manos de un asesino al volante…”.

Más adelante continuó leyendo: “… Señores jueces, señor fiscal, me preguntó, ¿por qué no pueden condenar a prisión a un asesino? ¿Si tienen todas las herramientas para hacerlo? ¿De qué tienen miedo?

¿Tienen miedo que algún afecto ustedes, alguna vez esté sentado en el lugar de Jaramillo? Si tienen un Código Penal que los faculta para condenar cuando alguna persona incumple con la ley. Tienen una maravillosa oportunidad de cambiar la historia, la historia de mis hijos, mi nieto, de mi familia y la de ustedes, dándonos respiro, aire fresco de justicia a nosotros y a ustedes…”.

Por último, manifiesta: “…Tengo mucho dolor y necesito, necesitamos, confiar en ustedes señores jueces, señor fiscal, que son los únicos que pueden hacer realidad que la palabra “justicia” sea poderosa, honorable y respetada”, concluye.

COMENTÁ