Indignante

El calvario de Sofía: su ex quiso matarla con un destornillador por “trabajar rodeada de tipos”

Sofía Timo, de 23 años, estuvo en pareja con Lautaro Leonel García entre mayo de 2020 y noviembre de 2021, y llegó a convivir con él en la casa de su suegra en Ensenada, provincia de Buenos Aires.

Sofia.
Sofia.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Una estudiante de Derecho denunció públicamente a su ex pareja por violencia de género y tras la difusión de su historia en redes sociales se sumaron numerosos testimonios de otras mujeres que vivieron episodios similares a manos del mismo hombre.

Sofía Timo, de 23 años, estuvo en pareja con Lautaro Leonel García entre mayo de 2020 y noviembre de 2021, y llegó a convivir con él en la casa de su suegra en Ensenada, provincia de Buenos Aires.

"Me voy a la casa de su mamá , que es donde él vivía, en Ensenada, y ahí es cuando él empieza a cambiar totalmente", relató Sofía a C5N.

"Primero te decía lo que estaba mal y después te daba una explicación lógica, digamos, de por qué él creía que estaba mal y yo no tenía que hacer esas cosas", explicó Sofía acerca del accionar del tatuador en su manipulación de la realidad para lograr confundirla.

El punto de quiebre llegó el 16 de noviembre de 2021, cuando la estudiante de Derecho encontró trabajo por una amiga y al comentárselo a García él la golpeó dos veces en la cara, e intentó ahorcarla.

"Me ha encerrado en la habitación de la misma casa donde convivíamos con su mamá y su hermano y él se iba a la mañana porque él decía que si me dejaba sin llave en la habitación me ina a escapar para tener relaciones sexuales con su hermano", recordó. "La familia no sabía que yo estaba encerrada pero sí fue testigo de muchas situaciones violentas", aseguró la joven.

“Me dijo que yo no iba a trabajar ahí porque no iba a permitir que esté rodeada de tipos, que si decidía hacerlo era una pu...de mi...y que me tenía que ir de la casa donde vivíamos porque él no iba a mantener a una pu...”, sostuvo la joven. 

“Me di cuenta que no tenía salida. Estaba acorralada contra la pared mientras él me apuntaba con el destornillador en una mano y la tijera en la otra, y me advirtió: ‘No me importa matarte. A mi me van a tener que ir a visitar a la cárcel, pero a vos a un cementerio’”, completó Sofía.

COMENTÁ