Malvinizar, una tarea de todos

Veteranos: Un recorrido por su identidad

Este 2 de Abril no solo recordamos la guerra de Malvinas, sino también lo que vivieron los ex combatientes una vez terminada la misma.

Lic. En Psicología Agustina Ferreyra Eandi MP. 631
COMPARTÍ ESTA NOTA

Esta nota es un recorrido sobre un trabajo de investigación que realicé en el año 2018 acerca de los Veteranos de guerra de Malvinas, a los cuales tuve el placer de entrevistar y a partir de ello poder comenzar a escribir para la mencionada investigación.

La guerra de Malvinas comenzó el 2 de Abril de 1982, cuando Argentina realiza el desembarco en las Islas en un intento de recuperar la soberanía y comienza el conflicto bélico con el Reino Unido, fueron enviados personal militar (oficiales y suboficiales), enfermeras, soldados conscriptos y personal civil.

Lo mencionado hasta ahora es historia conocida, por lo que quiero proponer hablar acerca de los veteranos, ¿qué pasó después de la guerra? ¿Fueron reconocidos o hubo un periodo de desmalvinización? ¿Cómo impactó esto es su identidad? ¿Impactó de igual manera a todos los veteranos? ¿Qué pasa en la actualidad?

Para responder estas preguntas, es importante considerar que no solo la guerra produjo un impacto en su identidad sino todo lo sucedido en la posguerra, teniendo en cuenta los diferentes contextos sociales y políticos que tuvieron lugar desde 1983 hasta la actualidad.

Luego del conflicto bélico, el contexto sociopolítico se definió por un proceso de desmalvinización, en donde el silenciamiento, ocultamiento de los veteranos, la falta de reconocimiento institucional y posteriormente social, acompañado por un fuerte rechazo social fueron sus principales características.

Esta situación social impactó negativamente en los veteranos, sobre todo a los soldados conscriptos, los cuales fueron en su mayoría sin saber a lo que se enfrentaban, y sin preparación previa.  No encontraban respuestas a lo sucedido, no tuvieron contención médica ni psicológica por parte del Estado ni de las Fuerzas Armadas, tenían prohibido hablar de lo sucedido en Malvinas, sentían un gran rechazo de la sociedad y no conseguían trabajo. Todo esto llevó a que muchos tomaran la decisión de quitarse la vida.

El caso de los veteranos de carrera militar fue distinto, a pesar de que han percibido el poco reconocimiento de los primeros años, pareciera un registro personal más o menos superficial, ya que de acuerdo a su entorno, no es algo que los afectara directamente. Ellos se sienten y se sintieron héroes desde el comienzo, y así lo siguieron concibiendo dentro de las Fuerzas Armadas, por lo que no han sufrido tan cercanamente el rechazo social de los primeros años.

Luego de este periodo de desmalvinización, la etapa que va desde 1990 al 2003 está marcada por un cambio de rumbo en la simbología en torno a las Fuerzas Armadas y a la guerra de Malvinas. Hubo cambios a nivel social, nuevas leyes y un primer y tímido reconocimiento a nivel Estado lo que llevó a que se comience a visibilizar más la cuestión Malvinas, impactando positivamente en la subjetividad de los veteranos. Los veteranos sintieron que el reconocimiento fue de forma progresiva y paulatina, la década del ‘90 deja atrás las sensaciones de miedo y otorgan la base de lo que sería el comienzo de la formación de grupos y asociaciones de Malvinas, que se expresarán de forma más latente a partir del año 2002.

En relación a los cambios producidos en los últimos quince años, los veteranos indican que comenzaron a sentirse orgullosos de sí mismos y de quiénes eran, pudieron constituir grupos formales e informales donde comparten experiencias vividas en relación a sucesos durante el enfrentamiento bélico como de manera posterior, a nivel personal, familiar y social. Este proceso, incluyó también, la interacción con la sociedad, las charlas abiertas, la ayuda comunitaria, la publicación de libros en primera persona y la transmisión a las nuevas generaciones -que no vivieron la guerra de Malvinas- de lo acontecido, lo aprendido y el orgullo que les genera poder definirse como veteranos de guerra. Pasaron de sentir vergüenza, miedo, depresión y ocultamiento, a un veterano con fuerte presencia en la vida pública, en la narración de la experiencia (libros, charlas, museos, visitas guiadas, etc.), y, sobre todo, al cambio subjetivo y sentimientos en relación a la guerra de Malvinas.

Este tiempo lo definí “tiempo de malvinización”, en el cual hubo una mayor formación de grupos de veteranos y con mayor presencia social, lo cual se vio influenciado por el progresivo reconocimiento social, se pasó de grupos con escasa cohesión social y sin presencia pública a la formación de diversas asociaciones, grupos, clubes de veteranos con fuerte presencia en la sociedad argentina.

El contexto, la realidad, la mirada y el reconocimiento social, son parte del propio texto grupal y son fundantes de cada grupo. Las formaciones grupales de veteranos fueron penetradas por el contexto sociopolítico de cada época, lo cual logró que cada grupo generara un perfil. Todo esto se va inscribiendo en la identidad grupal de una determinada manera, a raíz de los cambios generados por el propio proceso social. Con perfil, hago referencia a lo que caracteriza a ese grupo en particular, los veteranos de Malvinas tienen toda su experiencia, los obstáculos que han tenido que ir superando y las luchas que batallaron lograron leyes que los amparen, el progresivo reconocimiento, el cambio de representación que la sociedad tenía por veterano de Malvinas, todas estas situaciones sociales dentro de un contexto político fue modificando la identidad de los grupos de Veteranos de acuerdo a los cambios sociopolíticos.

 La mayoría de los veteranos siente reconocimiento y el homenaje que la sociedad hace de ellos, invitándolos a cada acto escolar y desfiles patrios, por lo tanto, esta sensación de reconocimiento de la sociedad y el reconocimiento del Estado en los últimos años han logrado que tenga un impacto en su identidad, ya que se sienten orgullosos de ser veteranos y de haber defendido la patria, sensación que no vivenciaban en los primeros años luego de la guerra (periodo de desmalvinización).

 Los veteranos se identificaron como parte de un colectivo social, un nosotros, que se denominó Veterano de Malvinas, y esa identidad es la que motiva los actos y acciones que realizan, permitiendo mostrarse a través de grupos.

En la actualidad, el rol que tienen como colectivo social, es el de Malvinizar a la sociedad, por lo tanto, el grupo de Veteranos de Malvinas, asume e interioriza esa función. Todos los miembros del grupo han estado en Malvinas, son parte del reconocimiento estatal y han logrado ese algo común a través de sus experiencias y sentimientos con respecto a la guerra y a lo que es ser un veterano.

Para los soldados, la guerra no terminó el 14 de junio de 1982, sino que siguió por mucho tiempo después y solo la identidad y el reconocimiento de los vecinos, de los ciudadanos y de todo un país, les permitió superar esa guerra. Este 2 de Abril tenemos dos obligaciones, seguir reclamando la soberanía de nuestras Islas y de honrar a nuestros héroes que durante la guerra o después de ella dejaron la vida por Argentina.