Descontentos

Vecinos expusieron las mismas quejas que hace siete meses

La reunión de vecinalistas por el transporte de colectivos fue un calco de lo que fueran las asambleas que se realizaron luego de la llegada de Maxia SRL a la ciudad. Recorridos, garitas y el rechazo al sistema de cobro, entre los puntos centrales. Ayer se levantó el acampe de la UTA y los trabajadores esperan cobrar hoy sus salarios tras un acuerdo entre la empresa y el Municipio. Hasta entonces continuará la retención de servicio.

Vecinos y funcionarios públicos debatieron sobre el transporte (C.G)
COMPARTÍ ESTA NOTA

Con el intendente Pablo Grasso en la ciudad de Buenos Aires, donde mantuvo reuniones para buscar una salida a la situación que atraviesa la ciudad en cuanto al servicio de transporte de colectivos, el que recibió a los referentes de juntas vecinales y vecinos en general fue el presidente del Concejo Deliberante a cargo de la intendencia, Emilio Maldonado, quien acompañado por las concejalas Paola Acosta y Daniela D´Amico, además del edil Wilson Flores y la jefa de departamento de Participación Ciudadana, Vanesa Low, escucharon y debatieron con más de 50 vecinos que se acercaron al Concejo Deliberante pidiendo una solución urgente al corte del servicio por parte de Maxia, el cual llegó hasta ayer a los 8 días.

Antes de pasar a lo reflejado por los asistentes, vale la pena mencionar que en el día de ayer los trabajadores nucleados en UTA levantaron el acampe que se mantuvo frente al Municipio durante los últimos días, aunque no así la retención de servicio que continuará hasta que vean reflejado en las cuentas el pago de los haberes. Esto se daría en el día de hoy, luego de un acuerdo entre el Municipio y la empresa, desde donde expusieron que el Ejecutivo aportará para los sueldos y hará el esfuerzo de hacer frente a parte de la deuda mantenida la semana próxima y así poder pagar los aguinaldos. Todo con la venia del gremio de la UTA.

Si bien desde el Municipio han evitado brindar precisiones sobre los montos que afrontarán por estas horas, sí han dejado trascender que será Pablo Grasso quien informe sobre los avances que ha logrado en la negociación entre las partes, confirmando que las definiciones se deben dar entre la Unión Tranviaria Automotor (UTA) y la empresa Maxia SRL, y manteniendo la postura como un actor secundario en el conflicto. Al cierre de esta edición, el Intendente emprendía su regreso hacia nuestra ciudad capital.

 

Lo que pasó en el Concejo

En principio, Vanesa Low, titular de Participación Ciudadana, valoró la convocatoria y manifestó que “venimos trabajando bien, los vecinos están confiando”. Con relación a lo expuesto por los vecinos explicó que “son inconvenientes que se repiten desde el inicio del contrato, por lo que los concejales llevarán todos los reclamos al Intendente”. En este sentido, los referentes barriales de sectores como San Benito, Ayres Argentinos, Los Lolos, Patagonia, Bicentenario, los cuales se encuentran en los sectores más nuevos de la ciudad, expresaron su descontento con relación al incumplimiento del recorrido de la Línea E, por el cual incluso han presentado un recurso de amparo en 2018 que salió favorable a su petición y fue reforzado luego por una ordenanza en 2019. El recorrido busca priorizar el acceso a las escuelas y puntos neurálgicos de la ciudad como el hospital y oficinas administrativas municipales y provinciales.

Rosa Ceballos, referente barrial, manifestó sus expectativas a TiempoSur al mencionar: “La empresa se rehúsa a cumplir con este recorrido más allá de la ordenanza y el amparo presentado, donde está todo estipulado con relación a los recorridos por las escuelas a las que asisten nuestros niños, la disponibilidad de unidades para personas con discapacidad, entre otras cosas, pero hasta la fecha no tenemos novedades” y remarcó: “Estamos esperando que Grasso nos dé una respuesta favorable para los vecinos”.

“Nuestro pedido es que esto pueda estar solucionado lo antes posible, pero la necesidad de los sectores por ahí más alejados de la ciudad, es que antes que empiecen las clases esto tiene que estar solucionado, con el nuevo recorrido. Esperamos también que la Justicia haga valer el amparo que hemos presentado”, cerró.

 

También en diálogo con nuestro medio, Daniel Cárdenas, presidente de la junta vecinal del barrio Belgrano, explicó que si bien en el sector no tienen mayores inconvenientes en cuanto a las arterias que transita el transporte, “la necesidad está en la falta de garitas y el estado de las unidades, donde muchas veces, y sobre todo en invierno, los vecinos viajan en condiciones que no son las mejores, por lo que le pedimos al Intendente que así como la empresa exige, que desde el Municipio también se empiece a exigir una mejora en el servicio”.   

Por otro lado, la concejala Daniela D´Amico, manifestó que “en principio desde nuestro lugar nos preocupa que los vecinos no tengan el servicio. Creemos que el transporte es necesario e indudablemente tenemos que buscar una solución” y continuó: “He hablado con ambas partes, nos hemos interiorizado en el contrato y vemos que el Municipio tiene una versión mientras que la empresa tiene otra, y en realidad quedan en medio los vecinos como rehenes”.

Además, y a raíz de lo que fuera su labor en el área de Transporte Público en anteriores gestiones municipales, explicó: “Lo que planteamos es el hecho de ejercer el control que está facultado en el contrato y que se tomen medidas en este aspecto, tanto el control de tráfico como el control a través de los inspectores de transporte público”. En lo que refiere al trabajo contó que “enviamos un equipo al territorio para hacer una encuesta y justamente los vecinos exponen que los colectivos no cumplen con los recorridos o el estado de las unidades, por eso justamente si como municipio hacemos lo que tenemos que hacer y se controla, indudablemente esto no va a pasar” y remarcó que “también como concejales podemos tomar el colectivo y probar el servicio. En nuestro lugar fuimos puestos por los vecinos y para representar sus intereses y es lo que tenemos que hacer”.

Por último y en cuanto a las expectativas de solución dijo: “Creo que indudablemente ambas partes están llegando a un acuerdo. Lo más importante es que los vecinos no queden como rehenes”.