Caso Yanina Latorre

Vacunarse y transmitirlo en vivo; cuando todo se puede frivolizar

Polémico show de la mediática Yanina Latorre viajando con su madre a Miami en busca de la vacuna y exponiendo la situación en vivos de Instagram. También la abogada Ana Rosenfeld quedó envuelta en el debate sobre el turismo medicinal.

 Ana Rosenfeld, abogada.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Historia y antecedentes

Yanina Arruza apareció en la escena de espectáculo argentino hace muy poco tiempo. Con 51 años de vida, su perfil es el de una típica chica porteña de clase media alta, que pudo estudiar en universidad privada, y que en el año 1993 conoció al que sería el amor de su vida: El futbolista Diego Fernando Latorre, del cual tomaría el apellido para usarlo en el ámbito artístico: ‘’Gambetita’’ estaba de vacaciones en la city porteña, luego de una temporada mediocre en el humilde Tenerife de la Primera División Española, cuando en un boliche de moda (El Cielo), se dio el flechazo que al poco tiempo se consumaría en matrimonio e hijos. Luego el destino los llevó a coincidir en un ‘’Solarium’’, furor en aquellas épocas de bronceados rabiosos tapas de revista GENTE, donde la blonda acudía regularmente con su hermana, y en donde pudo divisarla el futbolista ex Boca, que presuroso comenzó el remo para seducirla; Yanina estaba de novia.

Las décadas pasaron, el noviazgo se afianzó a través de la convivencia, llegaron los hijos (Lola y Diego Jr.) y se consolidó el papel de mujer del hogar, la ama de casa de vida confortable que muchas veces garantiza el futbolista en el pico de su trayectoria a quienes lo rodean. Alguna que otra crisis matrimonial, con un intento de separación. A pesar de haber estudiado, nunca ejerció y mantuvo un perfil bajo, que sólo abandonó con la llegada y explosión de Twitter.

Encontró la veta hablando pestes de las personas por la red social del pajarito, insultando a sus vecinas del country, opinando sobre una amplia variedad de temas de los cuales no registraba comprobable conocimiento, y como muchas veces pasa en Argentina, logró el premio mayor ante tamaña irresponsabilidad: fue convocada por los medios como panelista. La famosa guerra mediática contra Beto Casella (tuvo el desafortunado ingenio de bautizarla como ‘’loro barranquero’’) y el equipo de Bendita Tv, la llevó de la noche a la mañana a ser trending topic. Cayó de bruces en los brazos de Tinelli y Lanata, embelesados por tener una garganta desaforada, esposa de una estrella de la televisión y también la farándula, brindando un show en cada aparición, sin filtro de ninguna clase, sin freno de ningún tipo.

Como cada vez que en la vida se escupe para arriba, tanta intromisión de la nueva aparición mediática en las relaciones y camas ajenas, se le volvió proporcionalmente en contra. Sentada en el estudio de Los Ángeles de la Mañana, el magazine chimentero del 13, despotricaba sobre tal estrellita joven, auguraba separaciones de parejas consolidadas, denostaba talentos artísticos en ocasiones con décadas sobre los escenarios. Muchos derrapes al pasto, mechados con desprecio a los laburantes que limpian vidrios, al personal doméstico, a todo lo que no huela a clase alta y entrada de country. Resultaba difícil meterse con Arruza, su frente interno se hallaba bien cubierto.

Hasta que ‘’Gambetita’’ Latorre, su marido, quedó en el ojo de los rivales chimenteros por audios, videos, testimonios, que lo involucraban en una incipiente relación con la desaparecida Natacha Jaitt, o intentos de levantes de madrugada en zonas rojas pobladas de travestis. Se rompía la copa de cristal de la dama de clase alta que miraba con superioridad a las clases bajas, y el escarnio fue abusivo, impiadoso, excesivo. En el ambiente artístico, se ‘’morían de ganas’’ con respecto a Yanina Arruza Latorre.

Francis Suárez, Alcalde de Miami.

Polémica

¿Qué sucedió para que Graciela Alfano impulse una campaña y tener de una vez por todas a Yanina fuera de los medios de comunicación?

¿Cuál fue el detonante para que Pablo Duggan la tratase de inmoral en el aire de las mañanas de Radio 10, opinando que "la comunidad necesita un 70% de gente vacunada para generar la inmunidad de rebaño, que es lo que liquida la enfermedad; si va Yanina Latorre o Ana Rosenfeld a vacunarse allá, le sacan una vacuna a un residente y entonces se aleja más la posibilidad de que tengan la inmunidad de rebaño"?

Francis Suárez, alcalde de Miami: "Yo creo que es asqueroso que gente tome ventaja del hecho de que estemos distribuyendo vacunas en nuestra comunidad", dijo el político.

“Me vacuné pese a quien le pese. ¡Y no es truchado, nada! Todo ciudadano que pase por la Florida y tenga 21 días de tiempo y pueda entrar al sistema, entra al sistema, te dan un turno, te dan la vacuna, pasás 21 días y te dan la segunda. ¿Me explican chicas si hay alguna veterana como yo, o alguno que tiene mamá, papá, abuelo, tío abuelo, bisabuelo si alguno se pudo vacunar? Porque yo de la gente que conozco nadie se vacunó ni nadie se pudo vacunar”, apuntó, en Instagram y en conversación con su nieta Lola, Dora Caamaño, madre de Yanina.

Pasó que la ‘’avivada criolla’’ de la mujer de Diego Latorre y su madre, de 80 años, tomó estado público, motu propio, transmitido por Instagram en tiempo real. Recordemos que en un gigante como Estados Unidos, la descoordinación del Sistema de Salud es enorme, y mintiendo aplicando el 999 en la opción informática (cambiando de estatus turista a residente) y tener la visa al día, en el estado de Florida, se puede acceder a una fila automovilística y darse la dosis de Pfizer sin bajarse siquiera del vehículo. ¿Milagros del sueño americano? ¿Falta de respeto a los pobladores del país? ¿Ventajismo reprochable? ¿Virtud de Latorre?

Lo cierto es que tanto alarde de riqueza, de posibilidades sobre los demás en épocas de profunda recesión económica, no ayudan a mejorar la deteriorada imagen de la mediática panelista de cara a una sociedad preocupada, imposibilitada por medios financieros de viajar, y complicada a la hora de llegar a fin de mes. Delito tipificado, en sí, comprobable, hasta ahora no cometió ninguno, ni Yanina, su madre o la Dra. Rosenfeld, por la presunción de inocencia reinante, siendo la doctora propietaria de un cierto bajo perfil que no la dejó tan en offside de cara a la opinión pública. Sí levantaron polémica, en el condado de Miami, donde representantes públicos empezaron a organizarse para llenar con legislación estos vacíos jurídicos y sanitarios por donde entran aquellos despabilados de cara al sistema. La vacuna que se ponen los turistas, la paga del bolsillo el ciudadano trabajador norteamericano, y obviamente desde los sectores de la sociedad civil ya se están pidiendo rendiciones de cuenta en la oficina del alcalde. ‘’Cada vacuna que se pone un turista que viene por una semana, es una vacuna menos a nuestras personas de riesgo’’, declaró Manuel Gostiaga, trabajador de jardinería del condado Miami Dade, a CNN en español.

OSTENTACIÓN Y VIVIR EN REDES

Son tiempos donde un sector importante de la sociedad no registra como vivido un evento si no puede compartirlo con los demás, aún a costa de su propio perjuicio, en algunos casos transgrediendo hasta el mal gusto, y en este especialmente, con una falta de delicadeza con respecto a la situación de sus compatriotas que por otra parte no sorprende.

Hacerlo, y transmitirlo, en vivo, es la cuestión. Que se hable, que se debata a cualquier costo. Lo brutal, lo irónicamente brutal, es que la ¿diva? argentina habría encontrado, según versiones periodísticas de medios norteamericanos, la posibilidad de conseguir el famoso turno mediante una argentina que trabaja en el Sistema de Salud de la Florida, con cierta tendencia al cholulismo, y ganas de hacerle un favorcito a la mediática Yanina, adelantando el turno de vacunación por sobre otra solicitudes locales.

Un desmadre más, criticable, de estos tiempos de redes, ostentación y poca mirada al prójimo.


COMENTARIOS