Los Protagonistas

Urricelqui: historia de militancia que se reafirmó con el voto popular

La Presidenta de la Comisión de Fomento relató cómo fue su infancia y su inicio en la política. El fervor por la vuelta a la democracia y el sentido de pertenencia por parte de la comunidad.

Ana María Urricelqui.
COMPARTÍ ESTA NOTA

Nacida en una zona rural, Ana María Urricelqui tuvo en claro desde siempre que la vida no es solamente un camino de rosas, sino que tiene muchas espinas. Fue hija única de padres trabajadores, conociendo el peronismo gracias a un padrino ferroviario. Logró que en su comunidad se pudiera votar democráticamente al Presidente de la Comisión de Fomento, evitando así que sean nombrados por decreto personas ajenas a la comunidad. Pero hoy, siendo reelecta como Jefa del Ejecutivo comunal, sabe que el voto popular es importante para tener el reconocimiento de la sociedad. Pasó por varios cargos, en el Ministerio de Asuntos Sociales e incluso como legisladora de la provincia. Hoy le toca estar al frente de su lugar en el mundo, donde se siente cómoda y ha echado raíces.

De chica tuvo un padrino ferroviario, que le habló de Perón y Evita. Si bien sus padres no eran militantes, sí simpatizaban con las ideas del peronismo. Volver cantando “la marcha después de un asado” es algo que Ana todavía tiene en su memoria. Luego de haber estudiado en la escuela rural, arrancó en el profesorado de historia. Conocer los hechos y los eventos es algo que sigue apasionándola, a fin de poder entender el presente y el futuro.

Luego con el regreso de la democracia al país comenzó su militancia, en la primavera alfonsinista. No importaba el partido, ya que lo importante era poder estar activo en la política. Ella, como era de esperarse, eligió el lado del justicialismo.

“Me encolumné con los dirigentes peronistas que tienen historias, que eran afiliados y conocían la doctrina. Conversando, tomando mate y entre charla y charla surgió la vocación”, relató Urricelqui a TiempoSur para Los Protagonistas.

El recuerdo de su padrino sigue latente. La marcha peronista a la vuelta de las juntadas y los libros siguen en la repisa.

El papá de Urricelqui era albañil. Simpatizaba con Perón por las facilidades que le había dado el justicialismo. Su madre enamorada de Evita.

“Yo de chica me crié en el campo, hasta que me vine a la escuela rural de Jaramillo. Cuando llegué a la edad de la primaria no estaba el pupilaje ya. Éramos una familia chiquita. Mis papás no querían que estemos lejos, sino que estemos unidos”, rememoró sobre su infancia temprana. En la juventud conoció algunos otros nombres que luego se sumarían a la vida política. Fue una adolescencia “sana”, recordó.

Inicios

Ana se casó joven y con el regreso de la democracia, empezaron a mover las fichas para instalar la primera unidad básica. En ese entonces el dirigente era Arturo Puricelli, anterior gobernador de la Provincia de Santa Cruz. Con el peronismo lograron la victoria y la militancia tuvo su recompensa. Urricelqui reconoce que los políticos conocían a la gente de Jaramillo y Fitz Roy, su gente, su ritmo, sus organizaciones civiles. Los nombramientos de decreto de gente de otros lados no eran del todo bien recibidos.

“Nos venían a traer personajes de afuera y empezamos a pensar que el Presidente de Comisión lo teníamos que elegir nosotros”, señaló.

Recordó que en el momento que le tocó ser diputada por el FPV, uno de los logros fue conseguir que se pudiera votar a la Presidencia de la Comisión. Luego vino la ruptura del por aquel entonces gobernador con el Gobierno nacional.

“El que está en política sabe que lo que define son los votos. El competir es lo importante, no que nos nombren por decreto. En los pueblos chicos cuando viene alguien de afuera, en esa circunstancia se unen las partes. Son los intereses de la comunidad, más allá de dónde estés”, enfatizó.

Vida rural

Urricelqui sostuvo que la vida en la zona rural fue algo que le sigue llenando el corazón. Con sus orígenes comunitarios, destacó la construcción de las sociedades a fuerza de convicciones, con “lo que se hace y lo que se quiere lograr”.

“A esta altura de mi vida, me siento bien por haber obtenido estos logros”, señaló. Sostuvo que para las personas que son militantes, lo que se lleva en la memoria son los seres queridos, los compañeros y la lucha.

Destacó además el rol de su marido, compañero con quien siempre transitó su camino. “La política tiene estas cosas hermosas”.

Legado

Urricelqui señaló que el legado que deja para la comunidad será visto por sus nietos. “El legado es recorrer las calles, mostrarles los logros de los pioneros, sentir la gratitud de la vida. La política no es un camino de rosas, es algo que está lleno de espinas. Hay que acompañar en las buenas y en las malas.”

 

Defensa a Cristina

Al final de la nota, Urricelqui recordó los agravios que sufrió la ahora vicepresidenta Cristina Fernández, solidarizándose con la referente del Frente de Todos.

 

Gestiones

Referentes de localidades de Zona Norte se reunieron con la ministra de Desarrollo Social, Bárbara Weinzettel. Fue en el marco de los primeros lineamientos que se realizarán de cara a la nueva gestión para los próximos cuatro años.

Ana María Urricelqui, presidenta de la Comisión de Fomento Fitz Roy Jaramillo, destacó sobre el encuentro: “Creo que fue un trabajo muy importante. Donde vimos el desarrollo de las distintas líneas de trabajo que significa trabajar por y para la gente, es el Ministerio que lleva las soluciones a la problemática social del territorio provincial”.