Viral

Una mujer fue declarada clínicamente muerta por coronavirus y vivió por un “milagro de Dios”

Jahel Jurado Rincón permaneció 45 días en una Unidad de Cuidados Intensivos en Bogotá tras contraer coronavirus.

Una mujer fue declarada clínicamente muerta por coronavirus y vivió por un “milagro de Dios”
COMPARTÍ ESTA NOTA

Una abogada de Bogotá, Colombia, fue declarada clínicamente muerta tras contraer coronavirus y permanecer 45 días en una Unidad de Cuidados Intensivos. Sin embargo, y contra todo pronóstico, vivió por un “milagro de Dios”.

Se trata de Jahel Jurado Rincón, quien contrajo la enfermedad el pasado 8 de noviembre luego de que su empleada doméstica fuera a trabajar sin saber que era asintomática.

“Tuve unos dolores fuertes, la memoria empezó a perder lucidez. Estuve tres días con estos síntomas, lo que me obligó ir de urgencia al médico. Los pulmones me retumbaban y perdí la noción de tiempo. No me acuerdo más”, manifestó en declaraciones televisivas.

Una vez en el hospital, Jahel fue derivada a una Unidad de Cuidados Intensivos donde permaneció 45 días sin presentar ningún tipo de mejoría.

“Hubo sueños muy bonitos, pero, otros muy tenebrosos. No sé en qué parte del mundo estaba, en qué galaxia o si estaba caminado hacia la muerte”, contó al respecto.

El estado de salud de la mujer fue empeorando cada día más y los médicos no tenían un buen presagio sobre su futuro debido al estado de sus pulmones.

Finalmente fue declarada clínicamente muerta. Sin embargo, según narró la abogada, una enfermera de origen venezolano que la atendía y siempre estuvo a su lado, insistió en que ella no podía morir y en medio de sus oraciones se aferró a una Biblia que cargaba en uno de sus bolsillos.

Fue entonces cuando su estado de salud empezó a reaccionar notablemente y su recuperación fue un verdadero milagro.

Ahora, la mujer, con ayuda de su esposo se recupera de la enfermedad e incluso pudo volver a caminar.

“Tuve sueños bonitos, tenebrosos. Los médicos me declararon clínicamente muerta, pero hoy estoy con mi familia. Es un milagro de Dios”, aseguró.