Nacionales

Un tatuador mató a un ladrón que le estaba robando

Efectivos de la comisaría de Ciudadela Norte demoraron al tatuador y secuestraron el arma, al tiempo que convocaron a los peritos de la Policía Científica para que lleven a cabo las tareas de rigor en la escena del hecho.

COMPARTÍ ESTA NOTA

Un tatuador de 26 años mató hoy de un escopetazo a un presunto delincuente al que sorprendió cuando intentaba robarle la batería de su camioneta en su casa de la localidad bonaerense de Ciudadela, partido de Tres de Febrero, informaron fuentes policiales y judiciales.

El hecho sucedió esta madrugada en la vivienda situada en Ricchieri al 2800, de Ciudadela Norte, donde se encontraba el tatuador Fabrizio Álvarez junto a su hermana.

De acuerdo al relato de las fuentes, el joven escuchó ruidos y al asomarse al patio vio a una persona que intentaba apoderarse de la batería de su auto, un utilitario en desuso que lo tenía allí estacionado en reparación.

 

"Había dos baterías desmontadas al costado del vehículo. Estamos analizando si ya estaban allí o si alguna fue removida por el joven que terminó muerto", dijo a Télam uno de los investigadores.

Según añadieron los voceros, Álvarez increpó al ladrón que llevaba un arma blanca, una pequeña hacha de cocina con mango negro.

El tatuador forcejeó con él, tras lo cual logró zafarse e ingresar a su casa, donde se agarró una escopeta calibre 16, con la que instantes después le disparó.

 

El sospechoso recibió un disparo en pecho, a raíz del cual murió poco después en el patio de la casa, donde fue hallado por la policía, que acudió tras un llamado del propio Álvarez.

Efectivos de la comisaría de Ciudadela Norte demoraron al tatuador y secuestraron el arma, al tiempo que convocaron a los peritos de la Policía Científica para que lleven a cabo las tareas de rigor en la escena del hecho.

Al lugar, también arribó el fiscal a cargo de la causa, Sergio López, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de San Martín, quien en las próximas horas indagará al Álvarez por el homicidio.


COMENTARIOS